Login / Registro

Granada se desmarca de España y Andalucía y registra un aumento del paro del 0,46% en abril

05-05-2021. Un año y un mes después de que comenzara el estado de alarma, Granada no ha logrado todavía alejarse de la barrera simbólica de los 100.000 desempleados. Los datos publicados por el Servicio Público de Empleo Estatal indican que al cierre del mes de abril la provincia registraba 104.865 parados, 485 más que en el mes de marzo (+0,46%).

“Después de una ligera bajada en marzo, el paro ha vuelto a subir en abril. Y lo ha hecho rompiendo la tendencia andaluza y nacional, donde el desempleo se ha reducido un 0,07 y un 0,99%, respectivamente”, ha lamentado la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera. De hecho, Granada es la tercera provincia andaluza donde más ha crecido el número de parados, y se encuentra entre las diez provincias españolas con peor evolución del desempleo, solo por detrás de Almería, Jaén, Castellón, Las Palmas, Cuenca y Ceuta.

Lo que sí ha mejorado sensiblemente en abril es el empleo. La afiliación media a la Seguridad Social ha crecido en abril un 0,58% gracias a la incorporación de 1.926 trabajadores, que deja la cifra total de afiliados en 332.525. “En abril, la hostelería y el comercio han comenzado a funcionar con cierta normalidad, y eso se ha traducido en un incremento significativo de la afiliación”, ha explicado Vera. De hecho, la provincia ha recuperado más de 15.000 afiliados desde abril de 2020, cuando toda España se encontraba en pleno confinamiento.

“El clima laboral y económico está mejorando, pero no al mismo nivel que el resto del territorio nacional y no lo suficiente para absorber toda la demanda de empleo”, ha asegurado la secretaria general de la CGE, señalando que el aumento del paro se debe fundamentalmente a la incorporación de trabajadores que buscan su primer empleo. “Los datos por sectores nos indican que ha sido el colectivo sin empleo anterior, sobre todo el de menores de 30 años, el que más ha visto crecer el paro”, indica María Vera, que ha recordado que “solo si mejora la situación de las empresas, si se reactiva el consumo y vuelve la normalidad”, Granada podrá recuperar el nivel de empleo previo a la pandemia.

“Queda mucho trabajo por hacer”, ha insistido Vera, que ha recordado que después de un largo año de pandemia, las empresas granadinas están al límite de su resistencia. “Todavía hay casi 3.000 empresas y más de 9.500 trabajadores en ERTE. Si queremos que esas cifras no se traduzcan en más cierres empresariales y más desempleo, las administraciones deben poner todo de su parte para salvar a la empresa y para propiciar que la economía recupere un ritmo de actividad normal”.

Granada reduce el paro un 4,9% y crea más de 10.900 puestos de trabajo gracias al tirón de servicios y agricultura

29-04-2021. La Encuesta de Población Activa (EPA) publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística confirma que Granada ha sido capaz de plantar cara a la cuarta ola del coronavirus y a las restricciones de actividad que han marcado buena parte del primer trimestre del año. Con 101.400 desempleados, la provincia ha estrenado 2021 con una reducción muy significativa del paro, del 4,9% (5.200 parados menos). Además, en estos tres primeros meses del año se han creado 10.900 puestos de trabajo, alcanzando los 333.400 ocupados (un 3,4% más que en el último trimestre de 2020).

“La fortaleza del sector servicios y el tirón de la agricultura son los dos factores que explican la mejora de nuestro mercado de trabajo”, ha explicado la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera. Granada, al contrario de lo que ha sucedido en el territorio nacional, donde la ocupación ha caído de forma significativa, ha logrado cerrar en positivo el primer trimestre del año. “Pese a las limitaciones, nuestro sector servicios ha conseguido crear 7.800 puestos de trabajo (+3,3%) y la agricultura ha sumado también 2.500 empleos (+7,9%)”, indica Vera, confiando en que el turismo, la hostelería y el comercio consigan apuntalar la recuperación del empleo en los próximos meses.

“El segundo trimestre del año es clave para Granada. Aun siendo conscientes de que no podemos aspirar a tener una temporada alta como las de antes de la pandemia, esperamos que la mejora progresiva de la situación sanitaria y la apertura de la movilidad entre provincias nos permita seguir creando empleo y reduciendo las cifras de paro”, apunta la secretaria general de la CGE.

Pese a los buenos datos de este primer trimestre del año, a Granada “le queda mucho camino” para recuperar el empleo previo a la pandemia. En comparación con la EPA del primer trimestre de 2020 (que apenas reflejó el impacto del estado de alarma), la provincia tiene todavía un 27,9% más de paro (22.100 personas) y un 0,9% menos de empleo (-3.100 ocupados).

Además, aunque se ha reducido de forma significativa en los últimos meses, la tasa de paro, que alcanza el 23,32%, sigue siendo “muy preocupante” para Granada. “Nuestra tasa de paro es mayor que la andaluza (22,54%) y mucho más elevada que la de España (15,98%). De hecho, estamos entre las diez provincias españolas con mayor tasa de paro, solo por detrás de Ceuta (28,52%), Cádiz (27,05%), Las Palmas (25,18%), Santa Cruz de Tenerife (25,18%), Sevilla (23,81%) y Cáceres (23,58%)”.

“Los empresarios estamos convencidos de que la mejor garantía para recuperar la actividad y el empleo son los planes de vacunación. Para una provincia como Granada es clave que se relajen las restricciones de movilidad, y eso solo será posible si aumenta el porcentaje de población inmunizada”, ha apuntado la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios, que ha pedido a las administraciones que agilicen el proceso lo máximo posible para recuperar la normalidad cuanto antes.

Granada alcanza en febrero los 105.958 parados, la cifra más alta de toda la crisis sanitaria

02-03-2021. Granada ha alcanzado en febrero la cifra de paro más alta de toda la crisis sanitaria. Los efectos de la tercera ola de coronavirus, el mantenimiento de las restricciones y limitaciones a la actividad económica y el fin de varias campañas agrarias han provocado un nuevo aumento del paro del 1,53%, que eleva la cifra total de desempleados granadinos hasta los 105.958, 1.600 más que en enero.

Febrero suele ser un mes malo para el empleo, pero el de 2021 ha sido “especialmente duro”, ha explicado la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera. Además del aumento del paro –el mayor registrado en un mes de febrero desde 2016-, la Seguridad Social ha experimentado en Granada una caída de 1.699 afiliados (-0,51%), que reducen la cifra total de trabajadores en activo a 330.790.

Los datos laborales de febrero permiten hacer un balance del primer año de crisis sanitaria.  Casi doce meses después de que se decretara el estado de alarma, la provincia ha experimentado un incremento del desempleo del 27,43%, sumando 22.808 desempleados. Esta extraordinaria escalada del paro ha hecho retroceder al mercado laboral granadino a los niveles de 2013, uno de los peores ejercicios de la anterior crisis económica.

“Nos encontramos en una situación crítica. Hace apenas un año difícilmente hubiéramos podido prever la dureza de esta crisis, su duración o sus efectos devastadores para la economía y las empresas”, ha asegurado la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera. “El desgaste que están sufriendo las empresas, que en los últimos meses han tenido que endeudarse o recurrir a su propio patrimonio para sobrevivir, es muy preocupante”, indica la secretaria general de la CGE, que alerta de que ese deterioro “está teniendo ya consecuencias muy graves para nuestro tejido empresarial y para la competitividad” de nuestra economía.

“Las empresas están haciendo todo lo posible por mantener la actividad y el empleo. Lo están haciendo desde el día uno de la crisis, y lo seguirán haciendo mientras puedan evitar el cierre. Pero mucho nos tememos que, mientras las administraciones no estén a la altura de ese esfuerzo, seguiremos sufriendo cierres empresariales y pérdida de puestos de trabajo”.

 Granada estrena 2021 con la cifra de paro más alta de los últimos siete años

02/02/2021. Las restricciones de actividad y movilidad adoptadas para frenar la tercera ola de la pandemia han tenido un efecto directo en el mercado laboral granadino. Superada la campaña de Navidad, el paro ha vuelto a experimentar un fuerte crecimiento del 2,33%, elevando la cifra total de desempleados hasta los 104.358. En apenas un mes, la provincia ha sumado 2.372 parados, alcanzando la cifra más alta de desempleo de los últimos siete años. “Tenemos que retroceder hasta octubre de 2014 para encontrar un nivel de paro tan alto como el de este último mes de enero”, ha recordado la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, que ha lamentado que Granada vuelva a destacar entre las provincias andaluzas con peor comportamiento laboral.

“Solo Jaén y Málaga han experimentado un crecimiento mensual del paro más acusado que el de Granada”, ha explicado Vera, señalando la notable diferencia entre el comportamiento del mercado laboral granadino y del resto del territorio. “Este mes de enero hemos experimentado un crecimiento del paro del 2,33%, frente al 1,88% de Andalucía y el 1,96% de España. Esa diferencia también se nota si observamos el comportamiento interanual: en Granada estamos soportando un 26,63% más de paro que en enero del año pasado, mientras que en Andalucía la diferencia es del 22,53% y en el conjunto nacional, del 21,84%”, ha explicado.

La secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios ha recordado que la provincia es especialmente vulnerable porque su actividad económica depende en buena medida de dos sectores que llevan un año bajo mínimos: el comercio y, sobre todo, el turismo. “Las empresas de hostelería y turismo no pueden levantar cabeza, y eso tiene un efecto devastador en nuestro mercado laboral y en nuestro tejido productivo”, ha señalado Vera.

Los datos de afiliación a la Seguridad Social también corroboran el mal comportamiento del mes de enero. Granada ha perdido 2.152 afiliados, dejando la cifra total en 332.489 trabajadores, un 0,64% menos que el mes anterior. A esto hay que sumar los 11.130 trabajadores que siguen en ERTE, ya que continúa activos 3.346 expedientes.

“Estrenamos el año 2021 con malos datos para nuestro mercado laboral y nuestra economía, y lamentablemente las perspectivas no son buenas. La progresiva restricción de la actividad económica ante el avance de la tercera ola de la pandemia obliga a las administraciones a adoptar nuevas medidas que compensen los cierres y las limitaciones de horario y aforo. Si no lo hacen, nos enfrentaremos a una mayor mortalidad empresarial y a cifras de paro todavía mayores”, ha indicado María Vera.

Granada cierra 2020 con un 27,2% más de paro tras destruir 19.500 puestos de trabajo

28-01-2021. Granada ha cerrado 2020 con un 27,2% más de paro y la destrucción de 19.500 puestos de trabajo. Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) señalan que Granada ha salido del primer año de la pandemia con un mercado laboral “muy debilitado”, incapaz de reponerse a las restricciones de actividad y las limitaciones impuestas por las administraciones para frenar los contagios. La buena evolución del último trimestre del año –en el que se ha recuperado empleo y se ha reducido la cifra de parados-, “no ha sido suficiente para compensar un año funesto para la economía, las empresas y el empleo”.

Así lo ha indicado la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, que ha recordado que la provincia ha experimentado el mayor incremento interanual del paro desde 2012. Al cierre del año, Granada registraba 106.600 desempleados, 22.800 más que hace justo un año. En cuanto a la ocupación, la provincia ha pasado de 342.000 trabajadores en activo a 322.500, 19.500 menos (-5,7%). “Los datos de la EPA demuestran que estamos lejos de la recuperación y que las medidas adoptadas hasta la fecha para ayudar a la empresa y frenar el desempleo no están siendo suficientes”, apunta Vera.

La consecuencia directa del aumento del paro y el recorte de la ocupación ha sido el incremento de la tasa de paro, que ha escalado hasta el 24,84% después de tres años de moderación. “Es la primera vez desde 2016 que cerramos un ejercicio con un aumento interanual de la tasa de paro”, ha explicado la secretaria general de la CGE, lamentando que Granada, de nuevo, sea “una de las provincias españolas más castigadas por el deterioro del mercado de trabajo”. Según los datos de la EPA, Granada es la cuarta provincia con mayor tasa de paro de todo el territorio nacional, solo por detrás de Huelva (que registra una tasa de paro del 27,16%), Las Palmas (25,88%) y Cádiz (24,91%).

“Desde la CGE vemos con gran inquietud el hecho de que nos estemos quedando atrás. La incidencia del virus en la provincia, la dureza de las restricciones a la actividad económica y la falta de medidas que compensen las limitaciones impuestas por los distintos gobiernos están teniendo un efecto devastador en las empresas y, en consecuencia, en el empleo”, ha recordado Vera, insistiendo en que la única vía para evitar una recesión aún más profunda es “salvar a la empresa”. Las administraciones, tanto las locales como las provinciales, las regionales y las nacionales, “tienen todavía mucho por hacer en materia de ayudas directas a los sectores más afectados, beneficios fiscales y exenciones de tasas e impuestos”.

La pandemia eleva un 28% la cifra de paro en Granada y destruye 8.528 empleos

05-01-2021. La crisis del coronavirus ha dejado en Granada los peores registros laborales de los últimos ocho años, rompiendo con la recuperación económica que la provincia inició en 2013 y que casi había logrado normalizar los niveles de paro y empleo previos a la recesión de 2008. Granada ha cerrado 2020 con 101.986 parados. En comparación con 2019, Granada tiene hoy 22.284 desempleados más, lo que supone un incremento interanual de un 27,96%.

“Las cifras del paro reflejan con crudeza la precaria situación de nuestra economía y nuestras empresas después de nueve meses conviviendo con el virus, los confinamientos y las restricciones de actividad”, explica la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, que señala que ni siquiera los buenos datos de diciembre, marcados por las campañas agrarias y el periodo navideño, han conseguido salvar a Granada de un triste récord: “Cerramos el año con la cifra de paro más alta desde 2012 (por entonces el año se saldó con 108.185 parados), pero el incremento interanual es el más alto de toda la serie histórica. Estamos soportando unos niveles de desempleo que superan en casi un 28% los de 2019. Nunca antes nos habíamos enfrentando a un crecimiento del desempleo tan brusco e inesperado”, indica Vera.

La afiliación también rompe con ocho años de buenos datos interanuales. La Seguridad Social ha cerrado 2020 en Granada con una media de 334.640 afiliados, lo que supone la destrucción de 8.528 puestos de trabajo respecto a diciembre del año pasado (una caída de la afiliación del 2,48%). La provincia no registraba un descenso interanual tan elevado desde 2012.

La secretaria general de la CGE recuerda que los datos serían todavía peores de no ser por los ERTES, una herramienta útil que está ayudando a contener las cifras de paro. En la provincia había al cierre del año 3.672 expedientes activos, con 13.033 trabajadores afectados. “Las últimas restricciones mantienen al alza el número de empresas y trabajadores en ERTE, que se habían reducido significativamente hasta octubre”, apunta.

Los datos de Granada, que por sí solos ya son motivo de preocupación, empeoran al compararlos con los del resto del territorio. “Granada cierra el año con una situación más delicada que la de Andalucía y España. Los datos no son buenos en ningún caso, pero mientras Granada registra casi un 28% más de paro, en Andalucía el crecimiento es del 24,6% y en España, del 22,9%”, explica María Vera. La comparación es aún más clara en el caso de la afiliación: mientras que en Granada se ha destruido un 2,48% de empleo, Andalucía registra un 1,61% menos de afiliación y España, un 1,86% menos.

“Granada, que ha soportado un mayor nivel de restricciones que el resto de Andalucía y cuya economía depende en buena medida de los sectores más dañados por la crisis del coronavirus, necesita cuanto antes un plan extraordinario para salvar a la empresa”, ha asegurado María Vera, que ha instado a las administraciones a tomar ya decisiones eficaces que eviten la caída de miles de negocios. “La empresa necesita ayudas financieras y fiscales para salir adelante. Sin estas medidas, mucho nos tememos que 2021 estará marcado también por el cierre de empresas y la destrucción de empleo”.

La agricultura salva los indicadores laborales de noviembre, marcado por las tres semanas de cierre de Comercio y Hostelería

02/12/2020. Granada ha cerrado el mes de noviembre con un tímido descenso del paro del 0,22%. El inicio de importantes campañas agrarias como la de la aceituna ha logrado compensar los malos datos laborales del sector servicios, el más afectado por la paralización de la actividad decretada por la Junta de Andalucía el pasado 10 de noviembre. Con 103.561 desempleados, Granada rompe la tendencia de los tres últimos meses y logra reducir el paro en 228 personas.

Este balance positivo, que también queda reflejado en la afiliación a la Seguridad Social (850 trabajadores más, hasta alcanzar los 329.782), no esconde en cualquier caso los grandes problemas que afrontan la economía y las empresas granadinas, que se han visto muy afectadas por las tres semanas de cierre de la actividad no esencial.

“La agricultura ha ‘salvado’ los indicadores laborales de noviembre. Lo ha hecho en Granada y lo ha hecho también en otras provincias con gran peso del sector agrario como Almería (-4,03% de paro), Córdoba (-2,83%) y Jaén (-10,44%). Pero no podemos olvidar que el sector servicios ha sumado 836 nuevos parados, una cifra que nada tiene que ver con la de años anteriores. Comercio y Hostelería han permanecido cerrados buena parte de noviembre, un mes en el que muchas empresas comienzan a realizar contrataciones extraordinarias de cara al Black Friday y a la campaña de Navidad, y eso ha tenido un efecto directo en el empleo”, ha recordado la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera.

La precaria situación de las empresas granadinas sí queda reflejada claramente en los datos de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo. Según la información del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, los ERTES se han disparado respecto al mes de octubre. En la actualidad hay 3.137 empresas en ERTE y 11.625 trabajadores afectados. En octubre, estas cifras eran muy inferiores, con 2.501 empresas y 6.996 trabajadores incluidos en los ERTEs. “Es evidente que el cierre de la provincia ha tenido un efecto directo en el empleo. De hecho, Granada es la provincia andaluza donde más ERTEs se han registrado en el último mes. Aquí los afectados han aumentado un 66%, mientras que en el conjunto andaluz este crecimiento ha sido del 25%”, indica María Vera.

“Las empresas de Granada, sobre todo las de Comercio y Hostelería, necesitan cuanto antes el plan de rescate específico anunciado por la Junta de Andalucía, que esperamos que compense los graves daños provocados por las tres semanas de cierre. El tejido empresarial granadino está ya al límite. La reapertura desde el pasado lunes ha sido un balón de oxígeno para los sectores afectados, pero el sacrificio extraordinario que han hecho estas últimas tres semanas tiene que tener respuesta por parte de la administración”, ha señalado la secretaria general de la CGE.

Granada cierra su verano más atípico con un aumento del paro del 1,43%, el más elevado de Andalucía

02-09-2020. Granada ha cerrado su verano más atípico con un nuevo incremento del desempleo. El mercado laboral ha registrado una subida del 1,43% del paro, con 1.450 desempleados más que elevan la cifra global hasta los 102.526. Este año, agosto, un mes en el que suelen subir los datos de paro como consecuencia del fin de los contratos extraordinarios vinculados a la campaña estival, ha sido especialmente duro para Granada: no solo el incremento del desempleo supera con creces el registrado en los ejercicios anteriores (del 1,01% en 2019 y del 1,19% en 2018), sino que también convierte a Granada en la provincia que peor evoluciona de toda Andalucía.

“La comparación con los datos regionales y nacionales nos deja muy mal parados. En Andalucía se ha conseguido reducir la cifra de paro un 0,05%, mientras que en el conjunto del territorio nacional el aumento del desempleo se ha quedado en un 0,79%”, indica la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, que lamenta que Granada vuelva a alejarse de los datos del resto del territorio. “Solo Granada y Córdoba han experimentado un aumento del paro superior al 1%, mientras que el resto de provincias se ha mantenido por debajo de este límite”, apunta.

El análisis de los datos por sectores indica que, con excepción de la agricultura, donde el paro se ha reducido en 318 personas, todos los sectores han contribuido a elevar el desempleo. La industria y la construcción, como consecuencia de la menor actividad estival, han sumado 111 y 408 nuevos parados, respectivamente; mientras que el sector servicios ha cerrado agosto con 685 desempleados más. “Mención especial tiene el colectivo sin empleo anterior, que ha sumado 564 nuevos parados, la mayoría jóvenes de menos de 25 años que lamentablemente se están encontrando ahora con muchas más dificultades para buscar su sitio en el mercado laboral”.

Los datos de afiliación a la Seguridad Social sí son algo más positivos que los del paro. La afiliación media en agosto ha crecido un 0,53%, sumando 1.722 trabajadores, hasta los 325.586. “Este aumento refleja que, a pesar de las circunstancias, se ha registrado un ligero repunte de la actividad económica a lo largo de agosto, que esperamos que se mantenga una vez que se conozcan los datos de afiliación del cierre del mes”, apunta la secretaria general de la CGE.

“Para la Confederación Granadina de Empresarios los indicadores laborales del mes de agosto son muy preocupantes. Cinco meses después de que se declarara el estado de alarma como consecuencia de la pandemia, seguimos teniendo casi 20.000 parados más (al cierre del mes de febrero había en Granada 83.150 desempleados) y 12.878 afiliados menos (en febrero, la media de afiliación fue de 338.464 personas”, indica María Vera, que señala que la única vía para mejorar las cifras del paro es “apoyar sin fisuras” a la empresa desde todos los ámbitos para asegurar su supervivencia y, por tanto, el mantenimiento de empleo. “Proteger a la empresa es proteger a los trabajadores”, recuerda.

Mayo da un respiro y frena la subida del paro en Granada provocada por la crisis del COVID-19

02/06/2020. Por primera vez en lo que va de año, Granada ha conseguido reducir su cifra de desempleados. La crisis del coronavirus y la declaración del estado de alarma han trastocado por completo la evolución del mercado laboral granadino, que habitualmente arroja buenos datos en los meses de marzo y abril. En 2020, sin embargo, a las tradicionales subidas del paro de enero (+2.707 parados) y febrero (+741) se sumaron los preocupantes aumentos de marzo (+13.968) y abril (+4.076), provocados por la paralización de la actividad económica como consecuencia del COVID-19. Ahora, en mayo, la paulatina reactivación de la economía ha permitido que el paro se reduzca ligeramente: Granada ha registrado un descenso mensual del 0,21%, con 217 desempleados menos. La cifra total de parados en la provincia se sitúa, según los datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), en 100.977 personas.

La secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, ha valorado positivamente que mayo haya puesto fin a la escalada del desempleo, pero indica que se trata de un descenso mínimo que apenas logra amortiguar las subidas de los dos meses anteriores. “La crisis del coronavirus provocó un aumento del paro de más de 18.000 personas en solo dos meses, una cifra que apenas se ha reducido un 1,2% con el descenso de mayo. Queda todavía mucho recorrido para conseguir revertir los efectos de la crisis del COVID-19 en nuestra economía”, ha constatado Vera.

El cambio de comportamiento laboral de mayo se debe a la evolución del sector de la construcción y, en menor medida, a la industria. La reactivación de las obras ha permitido sacar del paro a 1.014 personas, situándose la cifra total de parados de la construcción en 10.063. La industria también ha reducido su cifra de parados en 126 personas, dejando el total en 5.183. Sin embargo, ni la agricultura (+207) ni el sector servicios (+358) han contribuido a la caída del desempleo. “Esperamos que en junio, a medida que avancemos en el plan de reactivación y sectores clave como el comercio y la hostelería recuperen cierta normalidad, mejore la situación y consigamos volver a alejarnos de la barrera de los 100.000 parados”, ha indicado la secretaria general de la CGE.

En mayo, la caída del paro ha sido paralela a la creación de puestos de trabajo. La Seguridad Social ha recuperado en Granada 2.879 empleos, alcanzando los 319.971 afiliados medios, un 0,91% más. “Esto es una buena noticia, pero se trata de una mejora claramente insuficiente. En febrero, antes de que el COVID-19 cambiara nuestras vidas y nuestra economía, Granada registraba más de 338.000 afiliados. En los próximos meses tenemos que multiplicar el ritmo de creación de empleo, y para ello será necesario que las administraciones públicas apoyen a la empresa”.

Los datos de paro y afiliación de mayo confirman que la reactivación laboral no se está produciendo al mismo ritmo en Granada que en el conjunto de Andalucía. Mientras que en la provincia la caída del paro ha sido del 0,21%, en Andalucía ha sido muy superior, del 0,94%. Este desequilibrio también se produce en términos de afiliación: en Granada el aumento del número de afiliados ha sido del 0,91%, frente al 1,03% de Andalucía. Para la secretaria general de la CGE, “estos datos demuestran la importancia de que toda la comunidad autónoma recupere la normalidad al mismo ritmo”.

Granada supera de nuevo la barrera de los 100.000 parados por el impacto del COVID-19

05-05-2020. Los datos del paro registrado publicados hoy por el Servicio Público de Empleo Estatal confirman que el mercado laboral granadino acaba de cerrar el peor mes de abril de toda la serie histórica. El COVID-19 ha revertido la tendencia de un mes tradicionalmente bueno para la economía granadina. Tras el primer golpe de marzo, que fue todavía más intenso, Granada ha registrado una nueva subida del paro del 4,20% (4.076 personas más), que se traduce en una cifra total de 101.194 desempleados.

“Por primera vez en cuatro años hemos vuelto a superar la barrera de los 100.000 desempleados, de la que tanto esfuerzo y tiempo nos costó alejarnos”, explica la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera. Según los datos del SEPE, desde marzo de 2016 Granada se había situado por debajo de ese límite simbólico, que hoy vuelve a rebasar como consecuencia de la crisis del coronavirus y la paralización de la actividad económica. De hecho, la de abril de 2020 es la cifra de parados más alta desde octubre de 2015, cuando la provincia contabilizaba 103.015 desempleados.

“Este año Granada se ha quedado sin el impulso laboral que representa el inicio de la temporada alta turística, que suele provocar una bajada intensa del desempleo en el mes de abril”, indica Vera. En esta ocasión, sin embargo, el sector servicios ha experimentado un aumento de 3.289 desempleados (hasta un total de 67.303). Esta tendencia al alza ha sido secundada por todos los sectores, a excepción de la construcción, que ha sacado del desempleo a 199 granadinos (el total se queda en 11.077). La agricultura ha sumado en el último mes 396 parados (8.701 desempleados en total), y la industria contabiliza 283 parados más (5.309 en total).

El aumento del desempleo, además, coincide con una cifra alarmante de destrucción de puestos de trabajo, que ha sido todavía más aguda que la registrada en el mes de marzo. Según los datos de afiliación media a la Seguridad Social, Granada cuenta con 13.075 trabajadores en activo menos que en marzo, un mes en el que ya se redujo la afiliación en 8.298 personas. “El impacto del COVID-19 en la economía ha sido devastador. En solo dos meses se han destruido 21.373 empleos ante la imposibilidad de muchas empresas de mantener la actividad”, explica la secretaria general de la CGE.

Ante estos datos, la Confederación Granadina de Empresarios pide mayor implicación y sensibilidad por parte de las administraciones públicas para conseguir que la reactivación económica sea efectiva y consiga revertir estas cifras. “Tenemos que ser conscientes de que sin la empresa no conseguiremos volver a la senda del crecimiento económico. Las administraciones deben crear las condiciones para que los empresarios puedan adaptarse a la nueva realidad tras la crisis del coronavirus, porque solo así volveremos a crear empleo”.

X