Login / Registro

Julio deja datos poco optimistas para el empleo: baja el paro, pero cae la contratación y la afiliación a la Seguridad Social

02/08/2022. Granada ha cerrado el mes de julio con datos poco optimistas para el mercado laboral. Aunque el paro ha caído ligeramente en 215 personas (-0,27%), hasta los 80.523 desempleados, se ha registrado una importante caída de la contratación (2.571 contratos menos, un -7,63%) y la afiliación a la Seguridad Social ha seguido la tendencia a la baja que comenzó en junio con 619 ocupados menos (-0,18%).

Los datos del paro registrado, pese a haber descendido ligeramente respecto al mes de junio, “son un reflejo de la situación económica, de las dificultades de las empresas y de la incertidumbre generada por la escalada de la inflación, la situación internacional y el temor a una contracción del consumo a la vuelta del verano”.

Así lo explica la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, que apunta que el comportamiento del desempleo en el mes de julio es “muy preocupante”, sobre todo si se compara con el de años anteriores. “La caída del paro de 215 personas es la menor que se registra desde julio de 2011. Lo habitual en este mes es que el desempleo se contraiga mucho más como consecuencia de la temporada turística”.

De hecho, resulta notable que el sector servicios, en lugar de reducir el paro, lo haya aumentado en 9 personas, hasta las 52.439. “Esto confirma, como aseguran los empresarios turísticos, que el turismo granadino está atravesando un verano muy complicado, con la excepción de la Costa y el ámbito rural”, explica Vera. También ha aumentado el desempleo en la construcción (+49 parados, hasta los 7.843), mientras que ha descendido en la industria (con 9 desempleados menos, hasta los 3.797), en la agricultura (-163 parados, hasta los 8.229) y en el colectivo sin empleo anterior (-101, hasta los 8.215).

En cuanto a la afiliación, Granada ha registrado un dato negativo, con un descenso del 0,18% que deja el número total de ocupados en 350.089. “De nuevo, la provincia sale mal parada de la comparación: es la primera vez desde 2015 que la afiliación a la Seguridad Social baja en un mes de julio”, apunta la secretaria general de la CGE.

“La ralentización económica se está viendo ya reflejada en el empleo”, indica Vera, que recuerda que si durante los últimos meses se han salvado los datos del desempleo ha sido por el esfuerzo que están realizando las empresas, incluso a costa de sus márgenes de rentabilidad. “La administración tiene que facilitar la actividad empresarial, no entorpecerla. Que la empresa siga funcionando, que sea viable a pesar de los elevados costes empresariales, es la única forma de proteger el empleo”.

Granada, la provincia española con mayor tasa de paro tras registrar un incremento del 21% del desempleo

28-07-2022. “Los datos de la EPA del segundo trimestre del año son desoladores”. Así lo asegura la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, que apunta que la información publicada hoy por el INE refleja la difícil situación económica de la provincia, lastrada por los últimos coletazos de la pandemia, la crisis energética e inflacionaria y el impacto de la guerra de Ucrania.

“No podemos hacer ninguna lectura positiva: el paro ha aumentado un 21%, superando de nuevo la barrera de los 100.000 desempleados; la ocupación ha descendido en 2.500 personas; y la tasa de paro ha vuelto a subir hasta el 22,18%”, explica Vera.

“Granada vuelve a ser la provincia con mayor tasa de paro de España”, indica la secretaria general de la CGE, que lamenta que el índice de población desempleada de Granada supere en casi diez puntos la media nacional, del 12,48%. Además, la provincia registra uno de los mayores aumentos trimestral del desempleo de toda España, solo superado por los de Huesca (+61,6%) y Lleida (48,7%).

“Estamos muy preocupados. El segundo trimestre del año suele ser mejor que el primero para el empleo, pero en esta ocasión todos los sectores han visto caer la ocupación excepto los servicios, que a pesar del inicio de la temporada alta en la capital solo han sumado 5.500 trabajadores en activo”, explica María Vera.

“Venimos avisando desde hace meses que la situación de nuestras empresas es muy delicada: la subida de los costes empresariales y de la inflación está reduciendo su rentabilidad al mínimo y están trabajando con una gran incertidumbre. Evidentemente, esto tiene un impacto directo en el empleo”, apunta María Vera, que reclama un apoyo decidido a la empresa como “única fórmula” para mejorar la salud del mercado laboral granadino y sacar a la provincia del furgón de cola del empleo.

Los datos laborales mejoran por segundo mes consecutivo: el paro baja en 2.471 personas y sube la afiliación un 0,66%

02-06-2022. La temporada alta turística, que en la provincia inaugura la Semana Santa y los puentes de mayo, ha permitido al mercado laboral granadino recuperar el dinamismo perdido en el primer trimestre del año. Por segundo mes consecutivo, Granada ha visto caer el paro, acercándose de nuevo a la barrera psicológica de los 80.000 desempleados. En concreto, mayo ha reducido las listas del desempleo en 2.471 personas (-2,98%), lo que deja la cifra total de parados en 80.481.

La afiliación a la Seguridad Social, por su parte, también ha crecido un 0,66%, sumando 2.310 nuevos trabajadores y elevando el total de ocupados a 351.230, una cifra récord en la provincia.

“Mayo es uno de los mejores meses del calendario laboral de Granada. Ni siquiera en mayo de 2020, cuando la actividad económica estaba sujeta a restricciones y limitaciones de aforo y horario como consecuencia de la pandemia, subió el paro”, ha recordado la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, que ha señalado que en los últimos 17 años solo ha habido un mes de mayo en el que haya aumentado el desempleo, el de 2008.

Todos los sectores han contribuido a la caída del paro, aunque ha sido especialmente significativa en los servicios (1.364 desempleados menos). La construcción ha sacado del paro a 287 trabajadores; la industria, a 174; la agricultura, a 149; y el colectivo sin empleo anterior, a 497.

“Se trata sin ninguna duda de datos positivos: hay menos paro y más empleo. Pero tenemos que analizarlos con cuidado, porque la brecha entre los indicadores laborales y la situación de las empresas sigue siendo muy profunda”, ha indicado Vera. “No caben análisis triunfalistas cuando nuestras empresas siguen pasándolo mal. Están creando empleo, sí, pero con un esfuerzo tremendo y en muchos casos a costa de poner en riesgo su competitividad e incluso su propia viabilidad. Estamos trabajando con márgenes cada vez más estrechos por el alza de los costes empresariales y teniendo que cargar con una pesada mochila de sobreendeudamiento y morosidad desde que comenzó la pandemia”.

Granada estrena 2022 con un aumento del paro de 2.711 personas

02-02-2022. Después de dos meses consecutivos de descenso del desempleo, enero ha caído como un jarro de agua fría en el mercado de trabajo granadino. El fin de la campaña de Navidad, con las contrataciones extraordinarias en comercio y hostelería, y el descenso del empleo agrario ha elevado un 3,35% el número de parados (+2.711). Granada vuelve a alejarse de la barrera de los 80.000 desempleados y arranca el año con 83.633 personas en paro. Una cifra que, pese a mejorar sensiblemente la de enero de 2021 (104.358 parados), sigue siendo superior a los niveles de desempleo de antes de la pandemia.

“Este año, la cuesta de enero ha sido especialmente dura para las empresas”, asegura la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera. “Enero nunca ha sido un buen mes para el mercado de trabajo. Pero en esta ocasión, además, los datos reflejan el impacto de la sexta ola, que ha provocado una notable caída de la actividad, y de la escalada de costes que están soportando las empresas”, añade.

Vera ha recordado que durante los dos últimos años las empresas están haciendo todo lo posible por mantener la actividad y el empleo, pero explica que la situación dista mucho de ser la de antes de la crisis. “Puede que la economía se esté reactivando, pero ni mucho menos podemos hablar de recuperación porque las empresas siguen sufriendo. Las que han llegado hasta aquí lo hacen con un evidente desgaste, y se encuentran con un escenario muy adverso marcado por el aumento de los costes empresariales, la caída de la rentabilidad y la incertidumbre que está provocando la nueva ola de esta interminable pandemia”.

La secretaria general de la CGE indica que a los empresarios granadinos les preocupa que esta crisis aumente la brecha laboral entre la provincia y el resto del territorio nacional. Aunque enero ha sido un mal mes para todo el territorio nacional, la diferencia entre el aumento del desempleo de Granada (+3,35%) y el de Andalucía y España (2,54% y 0,55%) es muy significativa. “Si queremos dar la vuelta a esta situación, necesitamos compensaciones y ayudas efectivas para nuestras empresas. No podemos olvidar que la rentabilidad empresarial es la base del empleo. Nuestras empresas tienen que ser rentables si queremos no solo recuperar los niveles de empleo de antes de la crisis, sino también salir del furgón de cola de la economía”.

La temporada de verano afianza la recuperación laboral de Granada y reduce el paro un 8,63% en julio

03-08-2021. La buena racha laboral de Granada continúa. Tras las buenas noticias que trajo la EPA la semana pasada, hoy la estadística de paro registrado del Servicio Público de Empleo Estatal confirma la progresiva recuperación del mercado de trabajo en la provincia. Granada ha cerrado el mes de julio con 86.342 parados, una cifra muy similar a la de antes de que comenzara la crisis del coronavirus. En un solo mes, la provincia ha reducido el desempleo en 8.153 personas, lo que supone un espectacular descenso del 8,63%.

En julio también ha mejorado sustancialmente la afiliación a la Seguridad Social: Granada cuenta con 339.158 ocupados, 2.557 personas más (+0,76%) que el mes pasado.

“Desde mayo, coincidiendo con el inicio de la desescalada y el alivio de las restricciones, estamos experimentando una mejora sustancial del empleo. En tres meses, el paro se ha reducido en más de 18.000 personas, lo que nos ha permitido alcanzar el nivel de desempleo más bajo de toda la crisis y alejarnos de forma decidida de la barrera de los 100.000 parados”. Así lo explica la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, que asegura que esta buena racha, vinculada a la temporada alta estival, puede “torcerse” si no se dan las condiciones para que las empresas mantengan la actividad y el empleo.

“La quinta ola de coronavirus y las nuevas restricciones que se están poniendo encima de la mesa pueden dar al traste rápidamente con la recuperación, sobre todo en aquellos sectores más afectados por la pandemia. Las empresas que han sobrevivido y que han llegado hasta aquí lo han hecho ‘a pulmón’, sin apenas apoyo público, y muchas afrontan el día a día con la tesorería bajo mínimos y un alto nivel de endeudamiento”, indica Vera, que insta a las administraciones a que agilicen y mejoren los procesos para que las empresas puedan acceder a ayudas directas que les permitan mantener la actividad y el empleo.

La secretaria general de la CGE recuerda que, pese a la mejora de estos últimos meses, los efectos de la crisis todavía se dejan notar en el mercado de trabajo, como bien demuestra la cifra de empresas y trabajadores en ERTE. Al cierre del mes de julio había activos en Granada 1.784 expedientes de regulación temporal de empleo, que afectaban a 4.680 trabajadores. “Tenemos que asegurar que en a lo largo de los próximos meses, cuando finalice la temporada de verano, nuestras empresas tengan capacidad para reabsorber a estos trabajadores. Y, para ello, necesitamos que las administraciones abonen el terreno y mejoren las condiciones en las que desempeñamos nuestra actividad”.

Granada baja de la barrera de los 100.000 parados por primera vez desde que comenzó la crisis

02-07-2021. El mercado de trabajo granadino ha comenzado a despertar de la pesadilla provocada por la crisis del coronavirus. Por primera vez en catorce meses, Granada ha logrado bajar de la barrera de los cien mil parados, tras registrar un mes de junio histórico propiciado por el fin del estado de alarma, el alivio de las restricciones a la actividad económica y el comienzo de la temporada alta turística.

La provincia ha cerrado junio con 94.495 desempleados, 7.502 menos que el pasado mes de mayo. Este notable descenso, del 7,36%, ha permitido a Granada alcanzar la cifra de paro más baja de toda la pandemia. Esto coincide con un nuevo incremento de la afiliación a la Seguridad Social, que ha sumado 1.578 personas, hasta alcanzar los 336.601 trabajadores en activo.

“La reactivación económica, en la que juega un papel muy importante el proceso de vacunación, está permitiendo que nuestras empresas recuperen la normalidad, lo que se traduce en una mejora automática de los datos laborales”, explica la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, que hace hincapié en la mejora sustancial del empleo en el sector servicios, que ha reducido el paro en 5.031 personas, rebajando la cifra total a 60.586 desempleados.

“Turismo, hostelería y comercio han sido la actividades más perjudicadas por la pandemia. Ahora, con la mejora de la situación sanitaria, están volviendo a tirar del carro del empleo”, apunta Vera. De hecho, el mercado laboral de Granada se ha comportado en junio mejor que el de Andalucía, donde el paro se ha reducido un 6,10%; y España, donde se ha registrado una caída del desempleo del 4,41%.

El resto de sectores económicos también ha contribuido al descenso general del desempleo: la agricultura registraba al cierre del mes de junio 395 parados menos (9.991 desempleados en total); la industria ha sacado del paro a 374 personas, dejando la cifra total en 4.459 desempleados; y la construcción, con 8.771 parados, registra 476 menos que en mayo.

“El mes de junio ha traído muy buenas noticias para nuestro mercado de trabajo y para nuestra economía, eso es indiscutible. Pero no podemos lanzar las campanas al vuelo. Tenemos un largo camino por recorrer para salir de esta crisis y volver a la casilla de salida”, apunta la secretaria general de la CGE. Granada registra todavía 11.346 parados más que en febrero, antes de que comenzara la pandemia; y aún hay 2.260 empresas y 6.412 trabajadores en ERTE.

“Si queremos hablar de recuperación tendremos que asegurarnos de que esta tendencia continúe más allá de los meses de verano. Y para ello será necesario que las administraciones tomen las riendas de la situación económica. Hasta ahora, la mejora de la actividad se ha debido a la remisión de la pandemia y el progreso de la vacunación. Pero las empresas siguen estando en una situación muy complicada, crítica en algunos casos, que exige un mayor esfuerzo por parte de nuestros dirigentes”.

El fin del estado de alarma impulsa el empleo y reduce el paro un 2,73% en Granada

02-06-2021. El fin del estado de alarma y de las restricciones se ha traducido de forma automática en una mejora sustancial del empleo. Granada ha reducido el paro en 2.868 personas (-2,73%) y ha creado 2.498 puestos de trabajo (+0,75%, hasta los 335.023 afiliados) en mayo, un mes en el que el turismo y la hostelería han comenzado a ‘respirar’ después de más de un año con actividad mínima y grandes limitaciones de aforos y horarios.

“Aunque el paro en la provincia se sitúa todavía por encima de la barrera de los 100.000 desempleados (101.997) y estamos aún muy lejos de las cifras previas a la crisis del coronavirus (en febrero de 2020 el número de parados era de 83.150 personas), estamos empezando a ver algo de luz”, ha confirmado la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera. De hecho, la provincia ha registrado en mayo –un mes tradicionalmente bueno para el mercado laboral- la mayor caída del paro desde diciembre de 2019. Y, en comparación con otros meses de mayo, el descenso del desempleo es el más intenso de los últimos ocho años.

“El mercado laboral granadino ha comenzado a tomar impulso gracias fundamentalmente al sector servicios. En este contexto, la evolución durante los próximos meses es clave. Necesitamos que los planes de vacunación sigan avanzando, que la pandemia siga controlada, para consolidar este crecimiento. Solo así nuestras empresas podrán recuperar la normalidad y el empleo”, ha explicado Vera, recordando que, aunque las cifras de expedientes de regulación de empleo también han mejorado sensiblemente, todavía hay 2.619 empresas y 7.928 trabajadores en ERTE.

Para la CGE, también resulta preocupante que Granada no esté recuperándose al mismo ritmo que el resto del territorio, pese a la importancia del sector servicios en la economía provincial. En Andalucía el paro ha caído un 2,9% y en España, un 3,31%. La comparación anual también deja peor parada a Granada: aquí las cifras de desempleo todavía son un 1,01% superiores a las de mayo de 2020, mientras que en Andalucía son un 1,36% más bajas y en España, el descenso interanual alcanza el 1,98%.

“Las administraciones tienen todavía mucho que hacer para que podamos iniciar una recuperación sólida tras la reapertura. Tienen que agilizar al máximo el proceso de vacunación; tienen que favorecer la movilidad segura; y tienen que articular medidas económicas que no solo son urgentes a estas alturas de la crisis, sino que son absolutamente necesarias para garantizar la supervivencia de nuestras empresas”, ha indicado la secretaria general de la CGE.

Granada cierra el mes de marzo con 1.578 parados menos, el primer dato laboral positivo de 2021

06-04-2021. Marzo deja por fin buenas noticias para el mercado de trabajo granadino. Tras la escalada de los dos primeros meses del año, en los que se sumaron a las listas del desempleo de la provincia casi 4.000 trabajadores, Granada ha conseguido reducir el número de parados en 1.578 personas, una caída del 1,49%. Este descenso, que deja la cifra total de desempleados en 104.380 personas, es el mayor registrado en un mes de marzo desde al menos 2006, fecha a la que se remonta la serie estadística del Servicio Público de Empleo Estatal.

“La relajación de las duras restricciones que se adoptaron para frenar la tercera ola ha tenido un efecto positivo inmediato en el mercado laboral”, ha explicado la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera. Pese a que la movilidad interprovincial ha seguido cerrada y, por tanto, el impacto del inicio de la temporada alta y de las vacaciones de Semana Santa en el mercado laboral ha sido muy limitado, el sector servicios ha logrado reducir el desempleo en 1.470 personas (el total de paro asciende a 67.690 personas).

También han aliviado las cifras de desempleo la industria (-182 parados, con un total de 4.961), la construcción (-193, con un total de 9.647) y el colectivo sin empleo anterior (-18, dejando un total de 12.001 parados). Solo la agricultura, una vez que han finalizado campañas tan importantes como la de la aceituna, ha visto crecer el paro en marzo, con 285 desempleados más (y un total de 10.381).

“Los datos de marzo son un rayo de esperanza, pero no podemos perder la perspectiva”, ha explicado María Vera, que ha señalado que la caída del paro tiene más que ver con la mala evolución de los meses anteriores que con una mejora sustancial de la situación económica y empresarial. “Hoy, un año después de que comenzara la pandemia y cuando ya se había declarado el estado de alarma, seguimos teniendo un 7,48% más de paro y hay todavía más de 11.000 trabajadores en ERTE”, indica la secretaria general de la CGE.

En comparación con marzo de 2020, el mes en el que el mercado laboral sufrió un golpe sin precedentes como consecuencia de la paralización de la actividad no esencial, Granada todavía registra 7.262 parados más. “Si queremos reducir esta cifra y recuperar el nivel de empleo previo a la pandemia, es esencial que las administraciones favorezcan la actividad empresarial. Evidentemente, lo primero tiene que ser derrotar al virus, pero tenemos que armonizar economía y salud y, cuando no sea posible, los gobiernos deben responder también con medidas económicas que permitan el mantenimiento de la actividad y del empleo”.

En ese sentido, la secretaria general de la CGE ha pedido a las administraciones que agilicen al máximo la tramitación de los distintos planes de ayuda extraordinaria para garantizar la supervivencia de las empresas. “Las pymes y los autónomos están al límite. Necesitamos que las ayudas lleguen cuanto antes, porque cada día que pasa hay decenas de empresas que se ven abocadas al cierre”, ha explicado María Vera.

Granada cierra 2020 con un 27,2% más de paro tras destruir 19.500 puestos de trabajo

28-01-2021. Granada ha cerrado 2020 con un 27,2% más de paro y la destrucción de 19.500 puestos de trabajo. Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) señalan que Granada ha salido del primer año de la pandemia con un mercado laboral “muy debilitado”, incapaz de reponerse a las restricciones de actividad y las limitaciones impuestas por las administraciones para frenar los contagios. La buena evolución del último trimestre del año –en el que se ha recuperado empleo y se ha reducido la cifra de parados-, “no ha sido suficiente para compensar un año funesto para la economía, las empresas y el empleo”.

Así lo ha indicado la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, que ha recordado que la provincia ha experimentado el mayor incremento interanual del paro desde 2012. Al cierre del año, Granada registraba 106.600 desempleados, 22.800 más que hace justo un año. En cuanto a la ocupación, la provincia ha pasado de 342.000 trabajadores en activo a 322.500, 19.500 menos (-5,7%). “Los datos de la EPA demuestran que estamos lejos de la recuperación y que las medidas adoptadas hasta la fecha para ayudar a la empresa y frenar el desempleo no están siendo suficientes”, apunta Vera.

La consecuencia directa del aumento del paro y el recorte de la ocupación ha sido el incremento de la tasa de paro, que ha escalado hasta el 24,84% después de tres años de moderación. “Es la primera vez desde 2016 que cerramos un ejercicio con un aumento interanual de la tasa de paro”, ha explicado la secretaria general de la CGE, lamentando que Granada, de nuevo, sea “una de las provincias españolas más castigadas por el deterioro del mercado de trabajo”. Según los datos de la EPA, Granada es la cuarta provincia con mayor tasa de paro de todo el territorio nacional, solo por detrás de Huelva (que registra una tasa de paro del 27,16%), Las Palmas (25,88%) y Cádiz (24,91%).

“Desde la CGE vemos con gran inquietud el hecho de que nos estemos quedando atrás. La incidencia del virus en la provincia, la dureza de las restricciones a la actividad económica y la falta de medidas que compensen las limitaciones impuestas por los distintos gobiernos están teniendo un efecto devastador en las empresas y, en consecuencia, en el empleo”, ha recordado Vera, insistiendo en que la única vía para evitar una recesión aún más profunda es “salvar a la empresa”. Las administraciones, tanto las locales como las provinciales, las regionales y las nacionales, “tienen todavía mucho por hacer en materia de ayudas directas a los sectores más afectados, beneficios fiscales y exenciones de tasas e impuestos”.

La pandemia eleva un 28% la cifra de paro en Granada y destruye 8.528 empleos

05-01-2021. La crisis del coronavirus ha dejado en Granada los peores registros laborales de los últimos ocho años, rompiendo con la recuperación económica que la provincia inició en 2013 y que casi había logrado normalizar los niveles de paro y empleo previos a la recesión de 2008. Granada ha cerrado 2020 con 101.986 parados. En comparación con 2019, Granada tiene hoy 22.284 desempleados más, lo que supone un incremento interanual de un 27,96%.

“Las cifras del paro reflejan con crudeza la precaria situación de nuestra economía y nuestras empresas después de nueve meses conviviendo con el virus, los confinamientos y las restricciones de actividad”, explica la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, que señala que ni siquiera los buenos datos de diciembre, marcados por las campañas agrarias y el periodo navideño, han conseguido salvar a Granada de un triste récord: “Cerramos el año con la cifra de paro más alta desde 2012 (por entonces el año se saldó con 108.185 parados), pero el incremento interanual es el más alto de toda la serie histórica. Estamos soportando unos niveles de desempleo que superan en casi un 28% los de 2019. Nunca antes nos habíamos enfrentando a un crecimiento del desempleo tan brusco e inesperado”, indica Vera.

La afiliación también rompe con ocho años de buenos datos interanuales. La Seguridad Social ha cerrado 2020 en Granada con una media de 334.640 afiliados, lo que supone la destrucción de 8.528 puestos de trabajo respecto a diciembre del año pasado (una caída de la afiliación del 2,48%). La provincia no registraba un descenso interanual tan elevado desde 2012.

La secretaria general de la CGE recuerda que los datos serían todavía peores de no ser por los ERTES, una herramienta útil que está ayudando a contener las cifras de paro. En la provincia había al cierre del año 3.672 expedientes activos, con 13.033 trabajadores afectados. “Las últimas restricciones mantienen al alza el número de empresas y trabajadores en ERTE, que se habían reducido significativamente hasta octubre”, apunta.

Los datos de Granada, que por sí solos ya son motivo de preocupación, empeoran al compararlos con los del resto del territorio. “Granada cierra el año con una situación más delicada que la de Andalucía y España. Los datos no son buenos en ningún caso, pero mientras Granada registra casi un 28% más de paro, en Andalucía el crecimiento es del 24,6% y en España, del 22,9%”, explica María Vera. La comparación es aún más clara en el caso de la afiliación: mientras que en Granada se ha destruido un 2,48% de empleo, Andalucía registra un 1,61% menos de afiliación y España, un 1,86% menos.

“Granada, que ha soportado un mayor nivel de restricciones que el resto de Andalucía y cuya economía depende en buena medida de los sectores más dañados por la crisis del coronavirus, necesita cuanto antes un plan extraordinario para salvar a la empresa”, ha asegurado María Vera, que ha instado a las administraciones a tomar ya decisiones eficaces que eviten la caída de miles de negocios. “La empresa necesita ayudas financieras y fiscales para salir adelante. Sin estas medidas, mucho nos tememos que 2021 estará marcado también por el cierre de empresas y la destrucción de empleo”.

X