Login / Registro

Granada cierra agosto con un 1,74% más de paro y la destrucción de 2.871 empleos

02-09-2022. La incertidumbre económica, la escalada de la inflación y la difícil situación de las empresas están teniendo un impacto directo en el mercado laboral de Granada. La provincia ha cerrado el mes de agosto con unos indicadores laborales muy negativos: el paro ha sumado 1.405 parados (+1,74%), lo que deja la cifra total de desempleados en 81.928; mientras que la Seguridad Social ha perdido 2.781 afiliados (-0,79%), reduciendo el número global de trabajadores en activo a 347.308.

“Granada ha cerrado un verano y una temporada turística muy irregulares”, explica la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera. El sector servicios ha liderado el incremento del paro, con 1.102 desempleados más. También ha crecido en la industria (+95), la construcción (+245) y el colectivo sin empleo anterior (+213). Solo la agricultura, con 250 parados menos, ha visto caer el desempleo en el mes de agosto.

La secretaria general de la CGE apunta que, aunque agosto suele ser un mes negativo para el empleo por la finalización de los contratos extraordinarios de verano en el sector servicios, este año el incremento del paro ha sido “más intenso” que en los ejercicios previos a la pandemia.

Además, Granada ha experimentado el mayor descenso de la afiliación en un mes de agosto desde 2008. “Es habitual que, con el fin del periodo estival, caiga la afiliación, pero este año hemos registrado la mayor caída de empleo de los últimos catorce ejercicios”, apunta María Vera.

“Los indicadores laborales nos muestran que la economía se está ralentizando”, explica la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios. Es más, los datos publicados hoy “indican que el frenazo de la recuperación está siendo más notable en Granada que en el resto del territorio”. Mientras que en la provincia el paro ha subido un 1,74%, en Andalucía lo ha hecho un 1,31% y en España, un 1,40%.

“Nos preocupan mucho estos datos por lo que dicen de la situación actual de la economía y lo que anticipan para el otoño. Es previsible que en septiembre se produzca una importante contracción del consumo y de la actividad económica, en un contexto de por sí muy complicado para las empresas y para las pymes. No solo están trabajando con márgenes de rentabilidad mínimos, cuando no inexistentes. Además, siguen intentando sobrevivir a pesar de una política económica que no está teniendo en cuenta a las empresas”.

Julio deja datos poco optimistas para el empleo: baja el paro, pero cae la contratación y la afiliación a la Seguridad Social

02/08/2022. Granada ha cerrado el mes de julio con datos poco optimistas para el mercado laboral. Aunque el paro ha caído ligeramente en 215 personas (-0,27%), hasta los 80.523 desempleados, se ha registrado una importante caída de la contratación (2.571 contratos menos, un -7,63%) y la afiliación a la Seguridad Social ha seguido la tendencia a la baja que comenzó en junio con 619 ocupados menos (-0,18%).

Los datos del paro registrado, pese a haber descendido ligeramente respecto al mes de junio, “son un reflejo de la situación económica, de las dificultades de las empresas y de la incertidumbre generada por la escalada de la inflación, la situación internacional y el temor a una contracción del consumo a la vuelta del verano”.

Así lo explica la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, que apunta que el comportamiento del desempleo en el mes de julio es “muy preocupante”, sobre todo si se compara con el de años anteriores. “La caída del paro de 215 personas es la menor que se registra desde julio de 2011. Lo habitual en este mes es que el desempleo se contraiga mucho más como consecuencia de la temporada turística”.

De hecho, resulta notable que el sector servicios, en lugar de reducir el paro, lo haya aumentado en 9 personas, hasta las 52.439. “Esto confirma, como aseguran los empresarios turísticos, que el turismo granadino está atravesando un verano muy complicado, con la excepción de la Costa y el ámbito rural”, explica Vera. También ha aumentado el desempleo en la construcción (+49 parados, hasta los 7.843), mientras que ha descendido en la industria (con 9 desempleados menos, hasta los 3.797), en la agricultura (-163 parados, hasta los 8.229) y en el colectivo sin empleo anterior (-101, hasta los 8.215).

En cuanto a la afiliación, Granada ha registrado un dato negativo, con un descenso del 0,18% que deja el número total de ocupados en 350.089. “De nuevo, la provincia sale mal parada de la comparación: es la primera vez desde 2015 que la afiliación a la Seguridad Social baja en un mes de julio”, apunta la secretaria general de la CGE.

“La ralentización económica se está viendo ya reflejada en el empleo”, indica Vera, que recuerda que si durante los últimos meses se han salvado los datos del desempleo ha sido por el esfuerzo que están realizando las empresas, incluso a costa de sus márgenes de rentabilidad. “La administración tiene que facilitar la actividad empresarial, no entorpecerla. Que la empresa siga funcionando, que sea viable a pesar de los elevados costes empresariales, es la única forma de proteger el empleo”.

La inflación y la incertidumbre económica frenan la recuperación laboral de Granada

04-07-2022. El impacto de la elevada inflación y la creciente incertidumbre  económica han frenado la recuperación laboral de Granada. El mes de junio ha sido un jarro de agua fría para el mercado de trabajo provincial después de dos meses de considerables descensos del desempleo. En junio, Granada ha sumado 257 nuevos parados, hasta los 80.738. También ha visto caer la afiliación a la Seguridad Social un 0,15% (522 personas), rebajando la cifra total de ocupados hasta los 350.758.

El comportamiento de los indicadores laborales del mes de junio no solo contrasta con la evolución nacional (donde el paro ha continuado bajando un 1,45% y la afiliación ha crecido un 0,57%), sino que también rompe con la tendencia habitual del mes de junio en Granada. Con la excepción de 2020, marcado todavía por las restricciones de actividad que impuso la pandemia, habría que remontarse hasta 2008 para encontrar un mes de junio negativo para el mercado de trabajo.

“Estamos atravesando una situación muy complicada que no solo afecta a los ciudadanos, sino también a las empresas. La inflación está repercutiendo en nuestra cuenta de resultados por una doble vía: los mayores costes, que en muchos casos no se están trasladando a los precios finales, y la caída de las ventas reales por la caída del consumo”, explica la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, que reconoce que los datos del paro registrado “enfrían” las perspectivas de recuperación.

La delicada posición de las empresas, que tras dos años de pandemia están sufriendo de lleno las consecuencias de la crisis inflacionaria, ha ralentizado la creación de empleo en el sector servicios, que solo ha sacado a 187 personas del paro; en la industria (-101 parados); y en la construcción (-36). A esto se suma el aumento del desempleo que han registrado la agricultura (+342 parados) y el colectivo sin empleo anterior (+239).

“Nos encontramos en una situación crítica. Hasta ahora el esfuerzo de las empresas por mantener la actividad y el empleo, incluso a costa de su rentabilidad, han dado resultados; pero la prolongada escalada de la inflación y de los costes empresariales puede poner fin a la tendencia positiva del empleo”, asegura la secretaria general de la CGE, que apunta que hay preocupantes “amenazas” para la empresa en el horizonte. “El fin de la moratoria concursal, por ejemplo, augura un aumento de los cierres empresariales que tendrá un efecto directo en el empleo”.

Para María Vera, “es esencial que las administraciones públicas adopten ya medidas para impulsar la actividad económica y limitar así el impacto de la inflación en la viabilidad de muchas empresas”.

Los datos laborales mejoran por segundo mes consecutivo: el paro baja en 2.471 personas y sube la afiliación un 0,66%

02-06-2022. La temporada alta turística, que en la provincia inaugura la Semana Santa y los puentes de mayo, ha permitido al mercado laboral granadino recuperar el dinamismo perdido en el primer trimestre del año. Por segundo mes consecutivo, Granada ha visto caer el paro, acercándose de nuevo a la barrera psicológica de los 80.000 desempleados. En concreto, mayo ha reducido las listas del desempleo en 2.471 personas (-2,98%), lo que deja la cifra total de parados en 80.481.

La afiliación a la Seguridad Social, por su parte, también ha crecido un 0,66%, sumando 2.310 nuevos trabajadores y elevando el total de ocupados a 351.230, una cifra récord en la provincia.

“Mayo es uno de los mejores meses del calendario laboral de Granada. Ni siquiera en mayo de 2020, cuando la actividad económica estaba sujeta a restricciones y limitaciones de aforo y horario como consecuencia de la pandemia, subió el paro”, ha recordado la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, que ha señalado que en los últimos 17 años solo ha habido un mes de mayo en el que haya aumentado el desempleo, el de 2008.

Todos los sectores han contribuido a la caída del paro, aunque ha sido especialmente significativa en los servicios (1.364 desempleados menos). La construcción ha sacado del paro a 287 trabajadores; la industria, a 174; la agricultura, a 149; y el colectivo sin empleo anterior, a 497.

“Se trata sin ninguna duda de datos positivos: hay menos paro y más empleo. Pero tenemos que analizarlos con cuidado, porque la brecha entre los indicadores laborales y la situación de las empresas sigue siendo muy profunda”, ha indicado Vera. “No caben análisis triunfalistas cuando nuestras empresas siguen pasándolo mal. Están creando empleo, sí, pero con un esfuerzo tremendo y en muchos casos a costa de poner en riesgo su competitividad e incluso su propia viabilidad. Estamos trabajando con márgenes cada vez más estrechos por el alza de los costes empresariales y teniendo que cargar con una pesada mochila de sobreendeudamiento y morosidad desde que comenzó la pandemia”.

El efecto Semana Santa se deja notar en Granada, que registra en abril la primera caída del paro de 2022

04-05-2022. Abril ha sido un buen mes para el mercado laboral granadino. El comienzo de la temporada alta turística, apuntalada por la celebración de la Semana Santa, ha conseguido reducir el paro en 2.578 personas (-3,01%), hasta las 82.952. Se trata de los primeros datos positivos de empleo en lo que va de año, que rompe por fin con tres meses consecutivos de aumento del paro. En cuanto la afiliación, los datos de la Seguridad Social reflejan un aumento del 0,74% (+2.558 afiliados), lo que eleva el total de trabajadores en activo a 348.920.

“Los datos de abril son una buena noticia para Granada, después de un arranque de año desesperanzador marcado por importantes subidas del desempleo”, explica la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera. “Esta es la primera Semana Santa sin restricciones desde que comenzó la pandemia, y eso sin duda ha tenido un reflejo directo en los indicadores laborales”.

De hecho, aunque todos los sectores han contribuido a la caída del desempleo, ha sido el sector servicios el que más ha visto reducido su número de parados, con un descenso de 1.615 personas (el total se queda en 53.981). La agricultura ha registrado en abril 513 parados menos (el total es de 8.199); mientras que la construcción ha reducido el desempleo en 286 personas, hasta los 8.117 parados; y la industria, en 68, lo que deja el número total de desempleados del sector en 4.081.

Sin embargo, la secretaria general de la CGE apunta que hay un desequilibrio importante entre la evolución del empleo y la situación de las empresas. “La mejora de los indicadores laborales se está produciendo en un contexto de alarmante pérdida de rentabilidad y productividad de las empresas”, indica Vera, que recuerda que, según un barómetro elaborado por CEPYME, el 56% de las pymes está sufriendo una preocupante reducción de sus márgenes de beneficio debido al incremento de los precios y de los costes empresariales, que amenaza incluso su viabilidad.

“Esperamos que los buenos datos laborales se afiancen durante la temporada alta turística, pero necesitamos que las administraciones apoyen de forma decidida a la empresa y tomen medidas que permitan acompasar la creación de empleo con la recuperación real de la actividad económica y de la productividad”.

La crisis se recrudece y eleva el paro en Granada por tercer mes consecutivo

04-04-2022. El mercado laboral granadino no ha conseguido aislarse de la tormenta perfecta que está viviendo la economía española. Por tercer mes consecutivo, Granada ha visto crecer los datos del paro, que ha sumado 434 trabajadores (+0,51%), hasta alcanzar los 85.530 desempleados. Esta cifra, la mayor de los últimos ocho meses, rompe la tendencia habitual del mes de marzo, que suele ser positiva al marcar el inicio de la temporada alta turística en la capital.

Sin embargo, la escalada de precios y costes empresariales, el conflicto bélico de Rusia y Ucrania y el paro del transporte “han tenido un impacto directo en el tejido empresarial” y, por tanto, en el empleo. Así lo asegura la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, que apunta que la subida del paro en la construcción (+324 desempleados, hasta los 8.403) tiene mucho que ver con la paralización de algunas obras por la falta de materiales y suministros.

Precisamente el comportamiento del sector de la construcción, “que durante la crisis del coronavirus ha mostrado una gran fortaleza, resistiendo y tirando del empleo”, es el que ha marcado la diferencia en este mes de marzo. Tanto el sector servicios como la agricultura han conseguido reducir el paro tímidamente (-75 y -11 parados, respectivamente), mientras que la industria ha permanecido estable. El colectivo sin empleo anterior, es decir, las personas que se incorporan por primera vez al mercado de trabajo, también ha crecido de forma significativa, sumando 296 nuevos desempleados.

“Estamos muy preocupados”, asegura la secretaria general de la CGE, que lamenta que el mercado laboral de Granada vuelva a comportarse peor que el de su entorno. Mientras que en la provincia el paro se ha incrementado un 0,51%, en Andalucía lo ha hecho un 0,24%, y en España se ha reducido un 0,09%. En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, Granada ha sumado 364 ocupados, un incremento del 0,11%, hasta los 346.362. Sin embargo, en Andalucía ha aumentado un 0,78% y en España, un 0,71%.

“Después de dos años de crisis, nuestras empresas se enfrentan a un nuevo revés del que, lamentablemente, muchas no podrán sobreponerse. Llegamos a marzo de 2022 sin habernos recuperado, y nos hemos encontrado, otra vez, con una situación sobrevenida que está afectando profundamente a nuestro tejido productivo”, asegura María Vera, que ha recordado los graves problemas de sobreendeudamiento, morosidad, bajada de la productividad y pérdida de competitividad de las empresas granadinas.

Con todo, la secretaria general de la CGE ha alabado el esfuerzo de los empresarios por mantener la actividad pese a todas las dificultades, lo que se ha traducido en un incremento de la contratación del 6,5% en marzo.

Granada cierra febrero con un 1,75% más de paro y la destrucción de 1.614 puestos de trabajo

02-03-2022. El arranque del año 2022 está siendo especialmente duro para el mercado laboral granadino. El fin de campañas agrarias como la de la aceituna, que genera cientos de puestos de trabajo, ha dado al traste con los avances que se registraron en los últimos meses de 2021. Al cierre de febrero, Granada sumó 1.463 nuevos desempleados (+1,75%), lo que ha llevado a la provincia a superar de nuevo la barrera de los 85.096 parados.

A este dato se suma el considerable descenso de la afiliación media a la Seguridad Social que ha registrado la provincia, que ha visto caer el número de trabajadores en activo en un 0,46%. El número de afiliados se sitúa en 345.998, 1.614 menos que en enero.

La secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, recuerda que febrero suele ser un mes negativo para el empleo, pero asegura que hay indicadores muy preocupantes en los datos publicados por el Servicio Público de Empleo y la Seguridad Social.

“Que el paro aumente en febrero es habitual, pero nos preocupa mucho el nivel de crecimiento que estamos experimentando en este arranque del año. En los dos primeros meses de 2022, cuando muchos se empeñan en hablar de recuperación, en Granada hemos sumado 4.174 parados. El año pasado, cuando estábamos en una situación mucho peor, en plena tercera ola y continuaban las restricciones y limitaciones de actividad, el incremento del paro de enero y febrero fue de 3.972 personas”, explica Vera.

Además, Granada sale muy mal parada de la comparación con el resto del territorio. “En Andalucía el paro también ha crecido, pero a un ritmo mucho menor, del 0,55%. Y en España, el desempleo incluso se ha reducido un 0,36%”. La provincia tampoco resiste la comparación en términos de afiliación. Mientras que en Granada el número de trabajadores en activo se ha reducido un 0,46%, en Andalucía la caída ha sido de apenas un 0,03% y en España, la afiliación ha crecido un 0,34%.

También en la comparación interanual Granada sale ‘perdiendo’. En el último año, la provincia ha registrado un descenso del desempleo del 19,69% (20.862 parados menos), una caída algo superior a la andaluza (-19,17%) pero bastante inferior a la nacional (-22,38%).

“Nuestras empresas no se han recuperado, y este inicio del año, marcado por unos costes empresariales desbocados y una creciente incertidumbre ante la situación internacional, no está contribuyendo ni a la actividad económica ni al empleo”, explica Vera.

Granada estrena 2022 con un aumento del paro de 2.711 personas

02-02-2022. Después de dos meses consecutivos de descenso del desempleo, enero ha caído como un jarro de agua fría en el mercado de trabajo granadino. El fin de la campaña de Navidad, con las contrataciones extraordinarias en comercio y hostelería, y el descenso del empleo agrario ha elevado un 3,35% el número de parados (+2.711). Granada vuelve a alejarse de la barrera de los 80.000 desempleados y arranca el año con 83.633 personas en paro. Una cifra que, pese a mejorar sensiblemente la de enero de 2021 (104.358 parados), sigue siendo superior a los niveles de desempleo de antes de la pandemia.

“Este año, la cuesta de enero ha sido especialmente dura para las empresas”, asegura la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera. “Enero nunca ha sido un buen mes para el mercado de trabajo. Pero en esta ocasión, además, los datos reflejan el impacto de la sexta ola, que ha provocado una notable caída de la actividad, y de la escalada de costes que están soportando las empresas”, añade.

Vera ha recordado que durante los dos últimos años las empresas están haciendo todo lo posible por mantener la actividad y el empleo, pero explica que la situación dista mucho de ser la de antes de la crisis. “Puede que la economía se esté reactivando, pero ni mucho menos podemos hablar de recuperación porque las empresas siguen sufriendo. Las que han llegado hasta aquí lo hacen con un evidente desgaste, y se encuentran con un escenario muy adverso marcado por el aumento de los costes empresariales, la caída de la rentabilidad y la incertidumbre que está provocando la nueva ola de esta interminable pandemia”.

La secretaria general de la CGE indica que a los empresarios granadinos les preocupa que esta crisis aumente la brecha laboral entre la provincia y el resto del territorio nacional. Aunque enero ha sido un mal mes para todo el territorio nacional, la diferencia entre el aumento del desempleo de Granada (+3,35%) y el de Andalucía y España (2,54% y 0,55%) es muy significativa. “Si queremos dar la vuelta a esta situación, necesitamos compensaciones y ayudas efectivas para nuestras empresas. No podemos olvidar que la rentabilidad empresarial es la base del empleo. Nuestras empresas tienen que ser rentables si queremos no solo recuperar los niveles de empleo de antes de la crisis, sino también salir del furgón de cola de la economía”.

Granada despide 2021 mejorando los datos de paro y empleo de antes de la pandemia

04-01-2022. Diciembre ha sido un mes clave para la recuperación de los indicadores laborales previos a la pandemia. Granada ha cerrado el año con 80.922 parados y 350.250 afiliados a la Seguridad Social, dos cifras que mejoran incluso los datos de febrero de 2020, justo antes de que estallara la crisis económica.

Solo en diciembre y gracias al efecto de la campaña navideña, Granada ha conseguido reducir el paro en 3.167 personas (-3,77%) y sumar a la Seguridad Social 7.321 nuevos afiliados (+2,13%). Estas cifras, que mejoran incluso la evolución media de Andalucía y España, se sustentan principalmente en el sector servicios (-2.272 parados) y la agricultura (-649 parados), aunque también han contribuido el colectivo sin empleo anterior (-401) y la industria (-108). Solo la construcción, con 263 parados más, ha visto crecer los datos del paro en diciembre.

Sin embargo, pese a la mejora evidente de los principales indicadores laborales, “todavía no podemos hablar de recuperación plena”. Así lo asegura la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, que recuerda que ni la situación de las empresas es la que era antes de la crisis, ni el horizonte está todavía despejado para la actividad económica.

“Que 2021, un año muy complicado para nuestra economía, se haya cerrado con menos paro y más afiliación que antes de la crisis es, evidentemente, una excelente noticia. Pero no podemos perder de vista que las empresas están sufriendo todavía las consecuencias de muchos meses de inactividad, restricciones y escasez de demanda. Las empresas granadinas afrontan 2022 con un elevado endeudamiento, que en muchos casos se está traduciendo ya en problemas de solvencia; con un notable descenso de la productividad; y con los costes empresariales desbocados”.

A esto hay que sumar, según Vera, “la incertidumbre de esta sexta ola que está empezando a limitar la actividad”, un escenario que coincide además con el fin de la campaña navideña y el descenso de la demanda propio del mes de enero.

La secretaria general de la CGE advierte de que, en un contexto como el actual, es crucial poner en marcha políticas y medidas que “acompañen a las empresas en la recuperación”, ya que esta será la única garantía para dejar atrás la crisis del coronavirus.

Granada cierra noviembre con 1.281 parados menos gracias al tirón de la agricultura

02-12-2021. Noviembre ha dejado menos paro y más empleo en Granada. El peso específico que tiene el sector agrario en la provincia, unido al inicio de la temporada de esquí en Sierra Nevada y a las contrataciones relacionadas con la campaña de descuentos y de Navidad, han propiciado un descenso del desempleo del 1,5%. Granada ha cerrado noviembre con 84.089 parados, 1.281 menos que el mes anterior. La afiliación también ha registrado una evolución positiva: los 342.929 trabajadores activos a lo largo de noviembre suponen un incremento mensual del 0,36% (+1.230).

“Noviembre suele ser un mes bueno para el mercado laboral granadino, en gran medida por la fuerza de la agricultura”, explica la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, que recuerda que, aunque todos los sectores han contribuido a la bajada del paro, el campo es responsable directo de casi un 60% de ese descenso. De los 1.281 parados menos, 738 corresponden al sector agrario; 266, al sector servicios; 132, a la construcción; 82, al colectivo sin empleo anterior; y 63, a la industria.

“Incluso en los peores momentos de crisis, Granada acostumbra a cerrar el ejercicio con buenos indicadores laborales”, apunta Vera. “La combinación del repunte del empleo agrario, el estreno de la temporada de esquí, la campaña de puentes y escapadas turísticas y la contratación extraordinaria en los comercios suele traducirse en buenos datos para el empleo”. Así ha sido, sin excepción, desde el año 2012.

“Lo que nos preocupa es lo que está por venir”, indica la secretaria general de la CGE, que adelanta que las empresas se enfrentan a un panorama incierto en 2022, condicionado por medidas que ya están encima de la mesa y que pueden comprometer la viabilidad y la supervivencia de muchos negocios. “No podemos confundir reactivación con recuperación. Tampoco podemos confundir el aumento de la contratación con la productividad y la competitividad. Nuestras empresas siguen estando en una situación muy delicada y, aunque estén recuperando la actividad y el empleo, ni su solvencia, ni sus cuentas, ni sus perspectivas de futuro son las que eran antes de la crisis”.

X