Login / Registro

Granada consigue recuperar el nivel de paro previo a la crisis un año y medio después

02-09-2021. Casi un año y medio después de que comenzara la pandemia, Granada ha conseguido reducir las cifras del desempleo al nivel previo a la crisis económica. Los buenos resultados de la campaña estival, especialmente para turismo y hostelería, han permitido a Granada sacar del paro a 3.343 personas en agosto, lo que deja la cifra total de desempleados en 82.999. Se trata del dato más bajo desde enero de 2020, cuando la provincia contabilizaba 82.409 parados.

“Agosto está consolidando la recuperación del mercado de trabajo provincial, que comenzó en mayo con el final del estado de alarma y el alivio de las restricciones a la actividad económica. Desde entonces, hemos conseguido sacar del paro a casi 22.000 personas”, explica la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera.

“Esta recuperación está siendo posible gracias al esfuerzo de nuestras empresas, que durante los meses más duros de la crisis han hecho todo lo que estaba en su mano para sobrevivir, recuperando la actividad y el empleo en el momento en el que las administraciones lo han hecho posible”, indica Vera, que alerta del riesgo de que se reviertan los avances de los últimos meses si se toman decisiones que pongan en riesgo la actividad y la solvencia de las empresas.

Los datos del paro de agosto, ligados a la temporada de verano, “son atípicos y responden a la excepcionalidad de la situación económica y laboral de la provincia”. Agosto no suele ser un buen mes para el mercado de trabajo. De hecho, lo habitual es que aumente el paro, como muestra la serie histórica del Servicio Público de Empleo Estatal, que solo refleja caídas del desempleo en agosto en 2013 y 2014, dos años muy duros para la economía española.

Las cifras de afiliación a la Seguridad Social, no acompañan a los buenos datos del desempleo. En agosto, Granada ha registrado 338.014 afiliados, 1.114 menos que en julio. Además, todavía hoy hay 4.006 trabajadores y 1.126 empresas en ERTE.

“Ahora nos jugamos mucho. Tenemos por delante unos meses claves para afianzar la recuperación, y es vital que los distintos gobiernos comprendan que la empresa tiene que ser la protagonista”, apunta la secretaria general de la CGE.

Granada cierra el mes de marzo con 1.578 parados menos, el primer dato laboral positivo de 2021

06-04-2021. Marzo deja por fin buenas noticias para el mercado de trabajo granadino. Tras la escalada de los dos primeros meses del año, en los que se sumaron a las listas del desempleo de la provincia casi 4.000 trabajadores, Granada ha conseguido reducir el número de parados en 1.578 personas, una caída del 1,49%. Este descenso, que deja la cifra total de desempleados en 104.380 personas, es el mayor registrado en un mes de marzo desde al menos 2006, fecha a la que se remonta la serie estadística del Servicio Público de Empleo Estatal.

“La relajación de las duras restricciones que se adoptaron para frenar la tercera ola ha tenido un efecto positivo inmediato en el mercado laboral”, ha explicado la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera. Pese a que la movilidad interprovincial ha seguido cerrada y, por tanto, el impacto del inicio de la temporada alta y de las vacaciones de Semana Santa en el mercado laboral ha sido muy limitado, el sector servicios ha logrado reducir el desempleo en 1.470 personas (el total de paro asciende a 67.690 personas).

También han aliviado las cifras de desempleo la industria (-182 parados, con un total de 4.961), la construcción (-193, con un total de 9.647) y el colectivo sin empleo anterior (-18, dejando un total de 12.001 parados). Solo la agricultura, una vez que han finalizado campañas tan importantes como la de la aceituna, ha visto crecer el paro en marzo, con 285 desempleados más (y un total de 10.381).

“Los datos de marzo son un rayo de esperanza, pero no podemos perder la perspectiva”, ha explicado María Vera, que ha señalado que la caída del paro tiene más que ver con la mala evolución de los meses anteriores que con una mejora sustancial de la situación económica y empresarial. “Hoy, un año después de que comenzara la pandemia y cuando ya se había declarado el estado de alarma, seguimos teniendo un 7,48% más de paro y hay todavía más de 11.000 trabajadores en ERTE”, indica la secretaria general de la CGE.

En comparación con marzo de 2020, el mes en el que el mercado laboral sufrió un golpe sin precedentes como consecuencia de la paralización de la actividad no esencial, Granada todavía registra 7.262 parados más. “Si queremos reducir esta cifra y recuperar el nivel de empleo previo a la pandemia, es esencial que las administraciones favorezcan la actividad empresarial. Evidentemente, lo primero tiene que ser derrotar al virus, pero tenemos que armonizar economía y salud y, cuando no sea posible, los gobiernos deben responder también con medidas económicas que permitan el mantenimiento de la actividad y del empleo”.

En ese sentido, la secretaria general de la CGE ha pedido a las administraciones que agilicen al máximo la tramitación de los distintos planes de ayuda extraordinaria para garantizar la supervivencia de las empresas. “Las pymes y los autónomos están al límite. Necesitamos que las ayudas lleguen cuanto antes, porque cada día que pasa hay decenas de empresas que se ven abocadas al cierre”, ha explicado María Vera.

Granada suma 7.200 desempleados y alcanza una tasa de paro del 25,94%, la tercera más alta de España

27-10-2020. Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) demuestran que el mercado de trabajo granadino continúa herido de gravedad como consecuencia de la crisis del coronavirus. Granada ha cerrado el tercer trimestre del año, que suele ser uno de los mejores para el mercado de trabajo al coincidir con la temporada de verano, con una nueva subida del desempleo del 7,13% (7.200 parados). Este incremento deja a la provincia con un total de 108.100 desempleados y una tasa de paro del 25,94%, la tercera más alta de todo el país, por detrás de Jaén (27,44%) y Almería (26,55%).

La secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, indica que estos datos confirman la precaria situación que afrontan las empresas granadinas, particularmente afectadas por el desplome de la actividad turística, que se deja notar en mayor o menor medida en todos los sectores de actividad. “Volvemos a tener la tasa de paro más alta desde 2017 y volvemos a estar a la cola de Andalucía y España”, ha lamentado Vera, que recuerda que la pandemia ha mandado al paro a 28.800 granadinos, fruto de la caída en picado de la actividad y el cierre de empresas.

La Encuesta de Población Activa apunta que la desescalada del confinamiento (la EPA del segundo trimestre del año coincidió con los meses más duros del estado de alarma) ha provocado también un repunte de la ocupación del 3,3%, creando 9.900 puestos de trabajo y elevando la cifra total de ocupados hasta los 308.700. Este dato tiene mucho que ver con el aumento de la población activa, que ha sumado 17.100 personas (en total, son 416.800) respecto al segundo trimestre del año.

“La mejora de la ocupación es sin duda una buena noticia, pero también demuestra que el mercado de trabajo granadino no es capaz de absorber el aumento de la población activa. Por eso se han creado nuevos puestos de trabajo, pero también ha crecido el paro”, indica María Vera, que recuerda que aún tenemos 27.800 ocupados menos que en el primer trimestre del año.

La  secretaria general de la CGE asegura que los próximos meses, con el nuevo estado de alarma y las restricciones de movilidad, pueden ser “muy duros” para las empresas y los trabajadores. “Necesitamos ya nuevas medidas de apoyo que nos permitan adaptarnos a un otoño y a un invierno que sin duda serán muy complicados. Si no nos anticipamos a esta nueva ola con planes específicos para los sectores más perjudicados y medidas que aseguren la liquidez de las pymes, en unos meses estaremos hablando de despidos y cierres en lugar de ERTES”, señala María Vera.

Granada suma 445 parados en septiembre y se aleja de la tendencia nacional y andaluza

02-10-2020. Los datos del paro registrado vuelven a traer malas noticias para Granada. En septiembre, la provincia ha visto crecer el desempleo un 0,43%, sumando 445 nuevos parados a las listas del Servicio Público de Empleo Estatal, que registra ya 102.971 personas. Los datos estadísticos indican que el de 2020 ha sido el mes de septiembre con menor incremento del desempleo de toda la serie histórica. Y, sin embargo, esto no es una buena noticia. “Si el paro ha subido este mes mucho menos de lo habitual es porque hemos vivido un verano atípico y muy malo para el empleo, en el que apenas ha habido contrataciones extraordinarias por el parón que está sufriendo la actividad turística”, explica la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera.

Los datos por sectores apuntan que el paro ha subido en el sector servicios mucho menos que en septiembre de años anteriores. Así, el sector contaba al cierre del mes con 357 trabajadores más en paro, hasta los 66.991. De hecho, ha sido el colectivo sin empleo anterior, compuesto sobre todo por jóvenes que se incorporan por primera vez al mercado de trabajo, el que más ha elevado la cifra de desempleados, con 489 parados más (el total se queda en 11.217).

En el resto de sectores sí han disminuido ligeramente las cifras de paro: la agricultura ha sacado del desempleo a 96 trabajadores (cuenta con 10.112 parados en total); la industria tiene 30 trabajadores menos en paro (5.010); y la construcción, donde más se ha notado la reactivación económica y laboral, ha disminuido la cifra de parados en 275 personas (9.641).

El comportamiento de la afiliación, que ha aumentado ligeramente (283 afiliados medios más, hasta los 325.869), también difiere del habitual. “Lo normal en septiembre es que la afiliación caiga como consecuencia del fin de la temporada estival, pero este año no ha sido así”, explica María Vera. “Nos encontramos en una situación muy atípica, con importantes limitaciones en el sector tractor de nuestra economía, y eso se está reflejando en las estadísticas”.

La comparación con el resto del territorio sí permite concluir que Granada está sufriendo las consecuencias de la crisis del coronavirus de forma más acusada. El aumento del paro contrasta con el comportamiento del conjunto regional y nacional: mientras que en Granada ha aumentado un 0,43%, en Andalucía el paro se ha reducido un 0,19% y en España, un 0,69%.

Algo parecido sucede con la afiliación. El crecimiento del 0,09% del número de afiliados granadinos es inferior al aumento del 0,37% que se ha registrado en Andalucía y al 0,45% del conjunto nacional. “Lamentablemente, volvemos a ver cómo nos alejamos del resto del territorio. Necesitamos poner sobre la mesa estrategias efectivas para fortalecer nuestra economía, para hacernos más resistentes a las crisis y más permeables a la recuperación”, ha indicado la secretaria general de la CGE, que ha recordado que la Confederación está trabajando a través de su Gabinete para la Reconstrucción junto a otras organizaciones empresariales, económicas y sociales para poner a Granada en la senda de la reactivación.

El mes de julio da un respiro a Granada: el paro baja un 1,95% y la afiliación recupera 2.933 trabajadores

04-08-2020. El mercado de trabajo granadino está comenzando a recuperar el tono tras el impacto sin precedentes de la crisis provocada por la pandemia de COVID-19. El mes de julio ha dado un respiro a la economía de la provincia, permitiendo que el desempleo se reduzca en 2.012 personas (-1,95%, lo que deja el total en 101.076) y que la afiliación crezca un 0,91%, sumando 2.933 nuevos ocupados, hasta los 323.864. Estos son los mejores datos laborales que ha registrado Granada en este año atípico marcado por el coronavirus, fruto de la fortaleza del sector servicios, que pese a las dificultades está comenzando a recuperar parte del empleo perdido durante el estado de alarma.

La secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, asegura que los datos publicados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) son “esperanzadores”, pero advierte de que todavía queda mucho recorrido para que la economía de Granada vuelva al escenario laboral previo a la pandemia. “La caída del paro ha sido la más intensa en un mes de julio desde el año 2016, y el aumento de la afiliación el más elevado de los últimos ejercicios, pero esto se debe a la negativa evolución de los meses anteriores y al inicio tardío de la temporada alta turística, que ha retrasado las contrataciones de mayo y junio al mes de julio”, indica.

El sector servicios ha sacado del paro a 1.975 trabajadores, dejando la cifra total de desempleados del sector en 65.949. También han contribuido a la mejora de los indicadores laborales la industria (176 parados menos, hasta los 4.929) y la construcción (que registra 9.508 parados, 143 menos que en junio). Solo la agricultura (+218) y el colectivo sin empleo anterior (+64) han elevado la cifra de desempleados.

Pese a todo, la situación laboral de Granada “sigue siendo muy preocupante”. Basta con echar un vistazo a los datos del año pasado. Al cierre del mes de julio la provincia registraba 101.076 desempleados, un 29,67% más que en julio de 2019. En cuanto a la afiliación, está todavía un 3,62% por debajo de la del año pasado, con 12.163 ocupados menos. “También hay todavía 13.849 trabajadores en ERTEs, cuya recuperación dependerá de la evolución de la economía y de las facilidades que tengan las empresas para retomar la actividad”, indica la secretaria general de la CGE.

“Vamos por el buen camino, pero todavía nos queda mucho trabajo que hacer si queremos que la recuperación sea sólida y se extienda más allá de los meses de verano”, apunta María Vera, señalando que es el momento de sumar esfuerzos desde todos los ámbitos para revertir los terribles efectos de la pandemia.

La crisis del COVID-19 se lleva por delante 37.700 empleos y convierte a Granada en la segunda provincia con mayor tasa de paro

28-07-2020. Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística son desastrosos para el mercado laboral granadino y muestran el enorme impacto que la crisis del COVID-19 ha tenido en la actividad económica de la provincia. En solo un trimestre, Granada ha sumado 21.600 desempleados, pasando de los 79.300 del primer trimestre del año a los 100.900 que recoge la última EPA. Este incremento del 27,2%, que supone la subida más alta del paro desde 2012, no es el único dato negativo que recoge la EPA del segundo trimestre del año: en este periodo la pandemia también se ha llevado por delante 37.700 puestos de trabajo.

En este caso, las cifras de ocupación son el mejor reflejo de la situación que atraviesa nuestro tejido productivo. La secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, explica  que “Granada ha experimentado la mayor caída trimestral de la ocupación de toda la serie histórica”, que se remonta al año 2002. La provincia cuenta con 298.800 ocupados, un 11,20% menos que en el primer trimestre del año, cuando registraba 336.500. “Ni siquiera en la gran crisis de 2008 sufrimos una caída tan brusca de la ocupación en un solo trimestre. Esto sin duda demuestra lo difícil que está siendo recuperar la actividad tras la paralización decretada con el estado de alarma”, asegura.

Todos los sectores han experimentado un descenso del número de ocupados, desde la construcción y la industria (1.800 y 2.900 trabajadores menos, respectivamente) hasta la agricultura (-6.700) y, sobre todo, los servicios, que han perdido en tres meses 26.300 trabajadores. “El segundo trimestre del año suele ser bueno para el mercado de trabajo gracias al comportamiento del sector servicios, que aumenta la ocupación por el inicio de la temporada alta turística. Este año, sin apenas turismo y con el consumo bajo mínimos, los datos son muy diferentes”, indica la secretaria general de la CGE.

La EPA también demuestra que Granada es una de las provincias que ha resultado más perjudicadas por la crisis desatada por la pandemia. La tasa de paro vuelve a superar el 25,24%, seis puntos más que en el primer trimestre del año. Este espectacular incremento (que también es el más alto de la serie histórica), sitúa a Granada en una clara situación de desventaja respecto al resto del territorio. La tasa de paro de Granada no solo supera la media andaluza (21,32%) y la nacional (15,33%), sino que la convierte en la segunda provincia española más afectada por el desempleo, solo por detrás de Jaén, que registra una tasa de paro del 25,63%.

“Es esencial que actuemos cuanto antes, que tomemos medidas de calado que nos permitan salir de la crisis en las mejores condiciones posibles. Desde la Confederación Granadina de Empresarios estamos trabajando junto a todas las instituciones de la provincia para allanar el camino de la recuperación. En esa línea, hemos tomado la iniciativa de constituir un Gabinete para la Reconstrucción, que creemos que puede ser un instrumento muy útil para agilizar la reactivación económica”, ha explicado María Vera.

El mercado de trabajo granadino registra el peor mes de junio desde 2008

02-07-2020. Tras el pequeño alivio de mayo, Granada ha vuelto a cerrar junio con malas noticias para el mercado de trabajo. Las listas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) han sumado 2.111 nuevos desempleados, elevando la cifra total de paro a 103.088 personas, un 2,09% más. El impacto de la pandemia en la economía granadina sigue siendo muy elevado, tanto como para cambiar de signo un mes que tradicionalmente siempre ha sido bueno para el empleo. De hecho, según la serie histórica del SEPE, es la primera vez en más de una década que el paro sube en un mes de junio.

“El mercado de trabajo granadino acaba de superar el peor mes de junio desde 2008”, explica la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, que apunta que por aquel entonces el estallido de la crisis económica trajo consigo un aumento del desempleo de 2.375 personas.  “En doce años solo ha aumentado el paro en dos ocasiones durante el mes de junio. Una, justo cuando comenzó la gran recesión que tanto nos ha costado superar; y otra en este verano atípico marcado por la pandemia de COVID-19, que ha impedido el inicio de la temporada turística”, apunta.

Los datos del SEPE indican que el mayor incremento del paro se debe a la agricultura (+1.400) y a los demandantes que se incorporan por primera vez al mercado de trabajo (+938), que no están encontrando oportunidades en una economía que todavía no ha completado su reactivación. El sector servicios también ha elevado la cifra de parados, aunque menos que en los meses anteriores (+263); mientras que la industria ha reducido su cifra de desempleados en 78 personas y la construcción ha vuelto a tirar del carro del empleo con un descenso del paro de 412 personas.

“Necesitamos seguir recuperando la actividad económica para conseguir reducir significativamente la cifra de paro, que se va alejando mes a mes de la barrera de los 100.000 desempleados”, indica Vera, que ha lamentado que la evolución laboral de Granada sea peor que la de Andalucía y la del conjunto nacional. “Granada es la octava provincia española donde más sube el paro (después de Huelva, Almería, Valencia, Castellón, Alicante, Álava y Guipúzcoa), y el aumento del 2,09% se aleja de las medias andaluza (+1,14%) y española (+0,13%)”.

“Con todo, los datos oficiales de empleo dejan alguna buena noticia para Granada, que en junio ha incrementado la afiliación y ha reducido sensiblemente el número de trabajadores en ERTEs”, apunta la secretaria general de la CGE. La provincia ha elevado por segundo mes consecutivo el número medio de trabajadores afiliados, sumando 961 en junio, lo que eleva la cifra total un 0,30%, hasta los 320.931. Este aumento sí está en línea con la media nacional (del 0,37%) y supera el crecimiento de Andalucía (+0,05%).

En cuanto a los ERTEs, las empresas granadinas han conseguido recuperar a casi 20.000 trabajadores en el último mes, pasando de los 42.788 empleados afectados el último día de mayo a los 23.451 de junio. “Las empresas granadinas están haciendo un esfuerzo enorme por volver a la normalidad cuanto antes, pero necesitan estímulos y apoyo para compensar la caída de la demanda, que todavía es muy notable en sectores como el turismo y la hostelería”, apunta María Vera.

Granada destruye 5.500 empleos en el primer trimestre el año, que solo recoge parte del efecto del COVID-19

28/04/2020. Los datos publicados por la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2020 no reflejan la situación real que atraviesa el mercado de trabajo de la provincia, gravemente afectado por los efectos del COVID-19. Ni la evolución del número de parados (79.300, 4.500 menos que al cierre de 2019), ni la tasa de paro (19,08%, la más baja desde el año 2008), corresponden a una economía en crisis como la que ha dejado la paralización de la actividad tras la declaración del estado de alarma.

La secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, apunta que resulta difícil valorar unos datos que no se corresponden con la realidad de seis semanas de confinamiento y de limitación de los movimientos de la población. “La EPA es una media trimestral, y el impacto del COVID-19 solo afectaría a la segunda mitad de marzo. Además, los afectados por los ERTEs se consideran ocupados a efectos estadísticos, así que se trata de unas cifras poco representativas”, apunta.

Con todo, hay un dato que, según el propio Instituto Nacional de Estadística (INE), sí puede relacionarse directamente con la irrupción del COVID-19: el descenso de la población activa. En Granada, la caída del paro no se ha producido por un aumento del empleo, sino por un descenso del 2,35% de la población activa. “La estadística refleja que en el primer trimestre del año se han destruido 5.500 puestos de trabajo, pasando de 342.000 a 336.500 ocupados. Es decir, que ha caído el paro, pero también el empleo. Y eso solo lo explica el descenso de la población activa y el aumento del número de inactivos”, indica Vera.

Al cierre del primer trimestre de 2020 Granada contaba con 415.800 personas en edad y disposición de trabajar, 10.000 menos que en el último trimestre de 2019. Esta caída, que en términos porcentuales supera a la experimentada en el territorio nacional (-0,7%), sí puede estar relacionada con los efectos económicos del COVID-19, ya que, tal y como indica el INE, “es probable que muchos trabajadores que hayan perdido su empleo se hayan clasificado como inactivos debido a que no han podido cumplir con las condiciones de búsqueda de trabajo que la definición de paro de la EPA determina para que sean considerados parados”. El número de inactivos en Granada, que se sitúa en 352.400, ha crecido un 3,37% (11.500 personas más).

“Esta última EPA, a pesar del descenso del paro, no es positiva para Granada. Y mucho nos tememos que los datos del próximo trimestre, así como la cifra de paro registrado, serán bastante peores. Por eso es necesario que se sigan tomando medidas extraordinarias que lleguen a la economía real y que sienten las bases de la reconstrucción económica una vez superemos la emergencia sanitaria”, indica la secretaria general de la CGE.

Granada consigue bajar de la barrera de los 80.000 desempleados y registra los mejores datos de paro desde 2009

La evolución de los últimos cinco años demuestra que la recuperación está siendo más lenta en Granada: es la provincia española donde menos se ha reducido el paro desde mayo de 2014

04/06/2019. El mercado laboral granadino ha conseguido, por fin, bajar de la barrera de los 80.000 parados. Ha costado más de dos años, pero la economía provincial, gracias al impulso de la temporada alta turística, ha logrado cerrar el mes de mayo con 79.506 desempleados, un 2,12% menos que en abril y un 3,74% menos que hace justo un año. El secretario general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), Luis Aribayos, ha mostrado su satisfacción por las cifras del paro, que se reducen por tercer mes consecutivo, aunque ha señalado que Granada “ha tardado demasiado” en lograr el objetivo que los empresarios se marcaron ya en la primavera de 2017. “Nos hubiera gustado poder celebrar esta bajada simbólica mucho antes”.

Con todo, el hecho de que en mayo hayan salido del paro 1.721 personas es, sin duda, “muy positivo” para Granada y su economía. Según la serie histórica del Servicio Público de Empleo Estatal, el de mayo de 2019 es el mejor dato de paro de la última década (hay que retroceder hasta agosto de 2009 para encontrar una cifra más baja); una buena noticia que se ve reforzada por el incremento de la afiliación a la Seguridad Social. Granada también ha creado 1.349 puestos de trabajo en mayo (-0,40%), hasta alcanzar los 336.320 afiliados, la mejor cifra desde junio de 2008.

La positiva evolución de paro y empleo en este último mes de mayo tiene también varios matices que ponen freno al optimismo. El más evidente es la comparación con el resto del territorio. Mientras que en Granada el paro se ha reducido un 2,12%, en Andalucía lo ha hecho un 2,31% y en España, un 2,66%. De hecho, entre las provincias andaluzas que han conseguido reducir el desempleo, Granada es la que lo ha hecho de forma más moderada: el descenso del paro en la provincia contrasta con la caída que ha registrado Sevilla (-2,97%), Cádiz (-3,09%), Córdoba (-3,13%), Jaén (-3,22%), y Málaga (-3,46%).

“Resulta alarmante que, incluso en los meses más positivos, siempre haya datos que ensombrecen la situación laboral y económica de Granada”, ha indicado el secretario general de la CGE, que ha recordado que el desequilibrio en la recuperación económica se observa de forma nítida si se realiza la comparación de los datos del desempleo de los últimos cinco años. Desde mayo de 2014, cuando en la provincia se alcanzaron los 103.070 parados, Granada ha conseguido reducir el desempleo un 22,86%. Esta cifra está lejos de la registrada en Andalucía (-26,65%) y es diez puntos inferior a la del conjunto nacional (-32,65%). “De hecho, Granada es la provincia española que menos ha reducido el número de parados en los últimos cinco años de recuperación”, ha explicado Luis Aribayos, que ha lamentado que las provincias andaluzas copen este ranking.

En términos de empleo, la evolución de los últimos cinco años no arroja un desequilibrio tan evidente. Granada ha conseguido recuperar un 14,61% de la afiliación entre mayo de 2019 y mayo de 2014 (por entonces había 293.436 afiliados), mientras que Andalucía ha aumentado la ocupación un 17,06% y España, un 16,92%.

X