Login / Registro

El mes de julio da un respiro a Granada: el paro baja un 1,95% y la afiliación recupera 2.933 trabajadores

04-08-2020. El mercado de trabajo granadino está comenzando a recuperar el tono tras el impacto sin precedentes de la crisis provocada por la pandemia de COVID-19. El mes de julio ha dado un respiro a la economía de la provincia, permitiendo que el desempleo se reduzca en 2.012 personas (-1,95%, lo que deja el total en 101.076) y que la afiliación crezca un 0,91%, sumando 2.933 nuevos ocupados, hasta los 323.864. Estos son los mejores datos laborales que ha registrado Granada en este año atípico marcado por el coronavirus, fruto de la fortaleza del sector servicios, que pese a las dificultades está comenzando a recuperar parte del empleo perdido durante el estado de alarma.

La secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, asegura que los datos publicados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) son “esperanzadores”, pero advierte de que todavía queda mucho recorrido para que la economía de Granada vuelva al escenario laboral previo a la pandemia. “La caída del paro ha sido la más intensa en un mes de julio desde el año 2016, y el aumento de la afiliación el más elevado de los últimos ejercicios, pero esto se debe a la negativa evolución de los meses anteriores y al inicio tardío de la temporada alta turística, que ha retrasado las contrataciones de mayo y junio al mes de julio”, indica.

El sector servicios ha sacado del paro a 1.975 trabajadores, dejando la cifra total de desempleados del sector en 65.949. También han contribuido a la mejora de los indicadores laborales la industria (176 parados menos, hasta los 4.929) y la construcción (que registra 9.508 parados, 143 menos que en junio). Solo la agricultura (+218) y el colectivo sin empleo anterior (+64) han elevado la cifra de desempleados.

Pese a todo, la situación laboral de Granada “sigue siendo muy preocupante”. Basta con echar un vistazo a los datos del año pasado. Al cierre del mes de julio la provincia registraba 101.076 desempleados, un 29,67% más que en julio de 2019. En cuanto a la afiliación, está todavía un 3,62% por debajo de la del año pasado, con 12.163 ocupados menos. “También hay todavía 13.849 trabajadores en ERTEs, cuya recuperación dependerá de la evolución de la economía y de las facilidades que tengan las empresas para retomar la actividad”, indica la secretaria general de la CGE.

“Vamos por el buen camino, pero todavía nos queda mucho trabajo que hacer si queremos que la recuperación sea sólida y se extienda más allá de los meses de verano”, apunta María Vera, señalando que es el momento de sumar esfuerzos desde todos los ámbitos para revertir los terribles efectos de la pandemia.

La crisis del COVID-19 se lleva por delante 37.700 empleos y convierte a Granada en la segunda provincia con mayor tasa de paro

28-07-2020. Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística son desastrosos para el mercado laboral granadino y muestran el enorme impacto que la crisis del COVID-19 ha tenido en la actividad económica de la provincia. En solo un trimestre, Granada ha sumado 21.600 desempleados, pasando de los 79.300 del primer trimestre del año a los 100.900 que recoge la última EPA. Este incremento del 27,2%, que supone la subida más alta del paro desde 2012, no es el único dato negativo que recoge la EPA del segundo trimestre del año: en este periodo la pandemia también se ha llevado por delante 37.700 puestos de trabajo.

En este caso, las cifras de ocupación son el mejor reflejo de la situación que atraviesa nuestro tejido productivo. La secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, explica  que “Granada ha experimentado la mayor caída trimestral de la ocupación de toda la serie histórica”, que se remonta al año 2002. La provincia cuenta con 298.800 ocupados, un 11,20% menos que en el primer trimestre del año, cuando registraba 336.500. “Ni siquiera en la gran crisis de 2008 sufrimos una caída tan brusca de la ocupación en un solo trimestre. Esto sin duda demuestra lo difícil que está siendo recuperar la actividad tras la paralización decretada con el estado de alarma”, asegura.

Todos los sectores han experimentado un descenso del número de ocupados, desde la construcción y la industria (1.800 y 2.900 trabajadores menos, respectivamente) hasta la agricultura (-6.700) y, sobre todo, los servicios, que han perdido en tres meses 26.300 trabajadores. “El segundo trimestre del año suele ser bueno para el mercado de trabajo gracias al comportamiento del sector servicios, que aumenta la ocupación por el inicio de la temporada alta turística. Este año, sin apenas turismo y con el consumo bajo mínimos, los datos son muy diferentes”, indica la secretaria general de la CGE.

La EPA también demuestra que Granada es una de las provincias que ha resultado más perjudicadas por la crisis desatada por la pandemia. La tasa de paro vuelve a superar el 25,24%, seis puntos más que en el primer trimestre del año. Este espectacular incremento (que también es el más alto de la serie histórica), sitúa a Granada en una clara situación de desventaja respecto al resto del territorio. La tasa de paro de Granada no solo supera la media andaluza (21,32%) y la nacional (15,33%), sino que la convierte en la segunda provincia española más afectada por el desempleo, solo por detrás de Jaén, que registra una tasa de paro del 25,63%.

“Es esencial que actuemos cuanto antes, que tomemos medidas de calado que nos permitan salir de la crisis en las mejores condiciones posibles. Desde la Confederación Granadina de Empresarios estamos trabajando junto a todas las instituciones de la provincia para allanar el camino de la recuperación. En esa línea, hemos tomado la iniciativa de constituir un Gabinete para la Reconstrucción, que creemos que puede ser un instrumento muy útil para agilizar la reactivación económica”, ha explicado María Vera.

El mercado de trabajo granadino registra el peor mes de junio desde 2008

02-07-2020. Tras el pequeño alivio de mayo, Granada ha vuelto a cerrar junio con malas noticias para el mercado de trabajo. Las listas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) han sumado 2.111 nuevos desempleados, elevando la cifra total de paro a 103.088 personas, un 2,09% más. El impacto de la pandemia en la economía granadina sigue siendo muy elevado, tanto como para cambiar de signo un mes que tradicionalmente siempre ha sido bueno para el empleo. De hecho, según la serie histórica del SEPE, es la primera vez en más de una década que el paro sube en un mes de junio.

“El mercado de trabajo granadino acaba de superar el peor mes de junio desde 2008”, explica la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, que apunta que por aquel entonces el estallido de la crisis económica trajo consigo un aumento del desempleo de 2.375 personas.  “En doce años solo ha aumentado el paro en dos ocasiones durante el mes de junio. Una, justo cuando comenzó la gran recesión que tanto nos ha costado superar; y otra en este verano atípico marcado por la pandemia de COVID-19, que ha impedido el inicio de la temporada turística”, apunta.

Los datos del SEPE indican que el mayor incremento del paro se debe a la agricultura (+1.400) y a los demandantes que se incorporan por primera vez al mercado de trabajo (+938), que no están encontrando oportunidades en una economía que todavía no ha completado su reactivación. El sector servicios también ha elevado la cifra de parados, aunque menos que en los meses anteriores (+263); mientras que la industria ha reducido su cifra de desempleados en 78 personas y la construcción ha vuelto a tirar del carro del empleo con un descenso del paro de 412 personas.

“Necesitamos seguir recuperando la actividad económica para conseguir reducir significativamente la cifra de paro, que se va alejando mes a mes de la barrera de los 100.000 desempleados”, indica Vera, que ha lamentado que la evolución laboral de Granada sea peor que la de Andalucía y la del conjunto nacional. “Granada es la octava provincia española donde más sube el paro (después de Huelva, Almería, Valencia, Castellón, Alicante, Álava y Guipúzcoa), y el aumento del 2,09% se aleja de las medias andaluza (+1,14%) y española (+0,13%)”.

“Con todo, los datos oficiales de empleo dejan alguna buena noticia para Granada, que en junio ha incrementado la afiliación y ha reducido sensiblemente el número de trabajadores en ERTEs”, apunta la secretaria general de la CGE. La provincia ha elevado por segundo mes consecutivo el número medio de trabajadores afiliados, sumando 961 en junio, lo que eleva la cifra total un 0,30%, hasta los 320.931. Este aumento sí está en línea con la media nacional (del 0,37%) y supera el crecimiento de Andalucía (+0,05%).

En cuanto a los ERTEs, las empresas granadinas han conseguido recuperar a casi 20.000 trabajadores en el último mes, pasando de los 42.788 empleados afectados el último día de mayo a los 23.451 de junio. “Las empresas granadinas están haciendo un esfuerzo enorme por volver a la normalidad cuanto antes, pero necesitan estímulos y apoyo para compensar la caída de la demanda, que todavía es muy notable en sectores como el turismo y la hostelería”, apunta María Vera.

Granada destruye 5.500 empleos en el primer trimestre el año, que solo recoge parte del efecto del COVID-19

28/04/2020. Los datos publicados por la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2020 no reflejan la situación real que atraviesa el mercado de trabajo de la provincia, gravemente afectado por los efectos del COVID-19. Ni la evolución del número de parados (79.300, 4.500 menos que al cierre de 2019), ni la tasa de paro (19,08%, la más baja desde el año 2008), corresponden a una economía en crisis como la que ha dejado la paralización de la actividad tras la declaración del estado de alarma.

La secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, apunta que resulta difícil valorar unos datos que no se corresponden con la realidad de seis semanas de confinamiento y de limitación de los movimientos de la población. “La EPA es una media trimestral, y el impacto del COVID-19 solo afectaría a la segunda mitad de marzo. Además, los afectados por los ERTEs se consideran ocupados a efectos estadísticos, así que se trata de unas cifras poco representativas”, apunta.

Con todo, hay un dato que, según el propio Instituto Nacional de Estadística (INE), sí puede relacionarse directamente con la irrupción del COVID-19: el descenso de la población activa. En Granada, la caída del paro no se ha producido por un aumento del empleo, sino por un descenso del 2,35% de la población activa. “La estadística refleja que en el primer trimestre del año se han destruido 5.500 puestos de trabajo, pasando de 342.000 a 336.500 ocupados. Es decir, que ha caído el paro, pero también el empleo. Y eso solo lo explica el descenso de la población activa y el aumento del número de inactivos”, indica Vera.

Al cierre del primer trimestre de 2020 Granada contaba con 415.800 personas en edad y disposición de trabajar, 10.000 menos que en el último trimestre de 2019. Esta caída, que en términos porcentuales supera a la experimentada en el territorio nacional (-0,7%), sí puede estar relacionada con los efectos económicos del COVID-19, ya que, tal y como indica el INE, “es probable que muchos trabajadores que hayan perdido su empleo se hayan clasificado como inactivos debido a que no han podido cumplir con las condiciones de búsqueda de trabajo que la definición de paro de la EPA determina para que sean considerados parados”. El número de inactivos en Granada, que se sitúa en 352.400, ha crecido un 3,37% (11.500 personas más).

“Esta última EPA, a pesar del descenso del paro, no es positiva para Granada. Y mucho nos tememos que los datos del próximo trimestre, así como la cifra de paro registrado, serán bastante peores. Por eso es necesario que se sigan tomando medidas extraordinarias que lleguen a la economía real y que sienten las bases de la reconstrucción económica una vez superemos la emergencia sanitaria”, indica la secretaria general de la CGE.

Granada consigue bajar de la barrera de los 80.000 desempleados y registra los mejores datos de paro desde 2009

La evolución de los últimos cinco años demuestra que la recuperación está siendo más lenta en Granada: es la provincia española donde menos se ha reducido el paro desde mayo de 2014

04/06/2019. El mercado laboral granadino ha conseguido, por fin, bajar de la barrera de los 80.000 parados. Ha costado más de dos años, pero la economía provincial, gracias al impulso de la temporada alta turística, ha logrado cerrar el mes de mayo con 79.506 desempleados, un 2,12% menos que en abril y un 3,74% menos que hace justo un año. El secretario general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), Luis Aribayos, ha mostrado su satisfacción por las cifras del paro, que se reducen por tercer mes consecutivo, aunque ha señalado que Granada “ha tardado demasiado” en lograr el objetivo que los empresarios se marcaron ya en la primavera de 2017. “Nos hubiera gustado poder celebrar esta bajada simbólica mucho antes”.

Con todo, el hecho de que en mayo hayan salido del paro 1.721 personas es, sin duda, “muy positivo” para Granada y su economía. Según la serie histórica del Servicio Público de Empleo Estatal, el de mayo de 2019 es el mejor dato de paro de la última década (hay que retroceder hasta agosto de 2009 para encontrar una cifra más baja); una buena noticia que se ve reforzada por el incremento de la afiliación a la Seguridad Social. Granada también ha creado 1.349 puestos de trabajo en mayo (-0,40%), hasta alcanzar los 336.320 afiliados, la mejor cifra desde junio de 2008.

La positiva evolución de paro y empleo en este último mes de mayo tiene también varios matices que ponen freno al optimismo. El más evidente es la comparación con el resto del territorio. Mientras que en Granada el paro se ha reducido un 2,12%, en Andalucía lo ha hecho un 2,31% y en España, un 2,66%. De hecho, entre las provincias andaluzas que han conseguido reducir el desempleo, Granada es la que lo ha hecho de forma más moderada: el descenso del paro en la provincia contrasta con la caída que ha registrado Sevilla (-2,97%), Cádiz (-3,09%), Córdoba (-3,13%), Jaén (-3,22%), y Málaga (-3,46%).

“Resulta alarmante que, incluso en los meses más positivos, siempre haya datos que ensombrecen la situación laboral y económica de Granada”, ha indicado el secretario general de la CGE, que ha recordado que el desequilibrio en la recuperación económica se observa de forma nítida si se realiza la comparación de los datos del desempleo de los últimos cinco años. Desde mayo de 2014, cuando en la provincia se alcanzaron los 103.070 parados, Granada ha conseguido reducir el desempleo un 22,86%. Esta cifra está lejos de la registrada en Andalucía (-26,65%) y es diez puntos inferior a la del conjunto nacional (-32,65%). “De hecho, Granada es la provincia española que menos ha reducido el número de parados en los últimos cinco años de recuperación”, ha explicado Luis Aribayos, que ha lamentado que las provincias andaluzas copen este ranking.

En términos de empleo, la evolución de los últimos cinco años no arroja un desequilibrio tan evidente. Granada ha conseguido recuperar un 14,61% de la afiliación entre mayo de 2019 y mayo de 2014 (por entonces había 293.436 afiliados), mientras que Andalucía ha aumentado la ocupación un 17,06% y España, un 16,92%.

Granada registra el mejor arranque de año desde 2008 para el mercado de trabajo: el paro baja en 3.500 personas y se crean 2.300 empleos

25-04-2019. El mercado laboral granadino ha estrenado 2019 con buen pie. Según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), en el primer trimestre del año la provincia ha conseguido reducir en 3.500 personas (-3,7%) el número de parados respecto al cierre de 2018, que ya fue muy positivo, y ha creado 2.300 nuevos puestos de trabajo (+0,7%). Esta evolución -que contrasta con la que se ha experimentado a nivel nacional, donde el paro ha crecido un 1,51%-, ha permitido a la provincia registrar el mejor arranque de año desde 2008. En conjunto, Granada registra al cierre del primer trimestre 92.000 desempleados y 332.500 ocupados.

Los datos son aún mejores si se toma como referencia la evolución del último ejercicio. Desde el primer trimestre de 2018, el paro ha bajado en Granada un 16,3% (-17.900 personas), mientras que el número de ocupados ha crecido un 2,05% (6.600 personas). “La evolución del primer trimestre de 2019 ha sido muy positiva y nos da motivos para pensar que estamos en el buen camino”, ha indicado el secretario general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), Luis Aribayos, señalando que la tasa de paro, que se sitúa en el 21,67%, también arroja el registro más bajo desde el tercer trimestre de 2008. “Estamos consiguiendo mejorar y situarnos en niveles similares a los de Andalucía, donde la tasa de paro se ha situado en un 21,08%”, ha explicado Aribayos.

Sin embargo, hay un importante matiz que explica en buena medida la mejora de los datos de paro y ocupación: la evolución de la población activa. En el primer trimestre del año, el número total de activos (424.500) se ha reducido en 1.200 personas, un 0,28%. Esta cifra representa un 34% de la caída del desempleo, mientras que el aumento de la ocupación es responsable del 65,7% restante. Sin embargo, las cifras se invierten cuando se trata de la evolución anual. Los 17.900 parados menos que registra Granada respecto al primer trimestre de 2018 están estrechamente vinculados con la caída de 11.300 personas de la población activa, mientras que en este caso la ocupación solo ha sacado del paro a 6.600 personas. “Lo ideal sería que se redujera este desequilibrio y que el aumento del número de ocupados y la caída del desempleo evolucionaran de forma paralela. Esto indicaría a las claras que la recuperación es una recuperación real”.

Además, el secretario general de la CGE también ha señalado que, pese a la evidente tendencia positiva de los principales indicadores laborales, Granada sigue estando muy lejos de la tasa de paro media nacional, del 14,7%. Es más, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, la tasa de paro de la provincia sigue estando entre las más elevadas de todo el territorio nacional, solo por detrás de las de Cádiz (26,80%), Melilla (25,92%), Badajoz (24,03%), Las Palmas (23,04%), Huelva (22,96%), Ceuta (22,31%) y Sevilla (22,02%). “Pese al camino que hemos recorrido desde que comenzó la crisis, no conseguimos salir del furgón de cola”, ha manifestado Luis Aribayos, que ha lamentado que seis provincia andaluzas aparezcan en ranking de las mayores tasas de paro de toda España (Córdoba y Jaén suceden a Granada, con tasas de paro del 21,05 y el 20,35%).

Marzo da un respiro al mercado laboral granadino: reduce el paro en 508 personas y suma 1.340 afiliados a la Seguridad Social

02-04-2019. El presidente de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), Gerardo Cuerva, ha valorado hoy positivamente los datos del paro registrado en el mes de marzo, ya que Granada ha conseguido reducir las listas del desempleo por primera vez en lo que va de año. “Tras el mal comportamiento del mercado laboral en enero y febrero, marzo ha dado un ligero respiro a Granada, que cuenta ahora con 83.162 parados, 508 menos (-0,61%) que el mes anterior”, ha indicado Gerardo Cuerva. La buena evolución del desempleo se ve reforzada, además, por el aumento de la afiliación a la Seguridad Social, que ha sumado en marzo 1.340 personas (+0,40%), hasta los 333.083 afiliados.

El sector servicios (-664 desempleados) y la construcción (-278) son las actividades que mejor se han comportado en marzo, aunque la industria también ha conseguido reducir su cifra de paro (68 personas). La evolución de estos sectores ha conseguido compensar el aumento del desempleo en la agricultura (+299) y en el colectivo sin empleo anterior (-203).

Pese a todo, el presidente de la CGE reconoce que son datos “insuficientes” para la todavía elevada cifra del desempleo que padece la provincia. “Seguimos lejos de la barrera de los 80.000 parados, y todavía hay un abismo entre la situación actual y la de antes de la crisis”, ha recordado Gerardo Cuerva. En marzo de 2008, Granada contabilizaba 49.759 desempleados, lo que significa que la provincia, pese a la mejora de todos los indicadores laborales, tiene todavía un 67% más de desempleados que hace once años. “Necesitamos reducir la cifra de desempleo y crear puestos de trabajo a un ritmo mucho más elevado si queremos hablar de recuperación real”.

Esa necesidad también se pone de manifiesto al comparar la evolución del paro registrado en Granada con la del conjunto del territorio. Exceptuando a Córdoba y a Jaén -que han elevado el desempleo un 0,51 y un 4,54%, respectivamente-, el resto de las provincias han conseguido reducir las cifras del paro de forma mucho más significativa. Frente al -0,61% de Granada, Almería ha registrado una caída del desempleo del 0,79%; Cádiz, del -1,09%; Sevilla, del -1,24%; Málaga, del -1,51%; y Huelva, del -6,87%. “Seguimos constatando notables diferencias entre la evolución de Granada y el conjunto andaluz, que ha registrado un descenso medio del paro del 0,99%. En cuanto a la media  española (-1,03%), también estamos por debajo, lo que ensombrece la valoración de unos datos que, objetivamente, son positivos”.

El presidente de la CGE señala que este desequilibrio también se ve reflejado en los datos de afiliación a la Seguridad Social. Si en Granada la afiliación media ha aumentado un 0,40%, en Andalucía lo ha hecho un 0,95% y en España, un 0,82%.

 

Granada cierra octubre con 2.022 parados más y frena el ritmo de recuperación interanual del mercado de trabajo

05/11/2018. El presidente de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), Gerardo Cuerva, ha mostrado hoy su preocupación por la nueva subida del paro que ha registrado en octubre el mercado laboral granadino, que acumula ya tres meses consecutivos de aumento del desempleo. La provincia ha cerrado  octubre con 85.605 parados, 2.022 más que el mes anterior, lo que arroja un incremento mensual del 2,42%.

Los datos recopilados por el Servicio Público de Empleo Estatal dan varios motivos de inquietud. Por un lado, se trata del mayor aumento mensual del paro registrado en un mes de octubre desde el año 2012 (por entonces se sumaron a las listas del desempleo 3.824 granadinos). Aunque tradicionalmente el décimo mes del año es malo para el mercado de trabajo por la finalización de la campaña estival, este octubre ha sido “bastante peor” que los anteriores, en los que la subida del paro fue menos intensa. Por otro lado, el incremento registrado en Granada se aleja de forma significativa de las medias de Andalucía y España, donde también ha aumentado el desempleo pero en porcentajes inferiores (1,35% y 1,63%, respectivamente).

El principal motivo de preocupación se encuentra en la comparación interanual de los datos del desempleo, “que muestra una clara ralentización del ritmo de recuperación del mercado de trabajo”. El presidente de la CGE apunta que, en comparación con octubre de 2017, Granada cuenta ahora con un 3,19% menos de desempleo. Este porcentaje es muy inferior a los registrados en 2016 y 2017 (-5,76% y -8,91%), lo que indica que el mercado de trabajo ya no crece al mismo ritmo. “Esta ralentización, que se está produciendo tanto en Andalucía como en España, es más grave en Granada porque tanto el número de parados como el porcentaje que estos representan siguen siendo muy altos”, ha explicado Gerardo Cuerva, que ha lamentado que la provincia vuelva a alejarse del objetivo de los 80.000 desempleados.

Los datos de la Seguridad Social indican que, pese al aumento del desempleo, Granada también ha sido capaz de mejorar sus cifras de ocupación. La afiliación media registrada en octubre ha alcanzado las 325.204 personas, 1.306 más que el mes anterior (+0,4%). Eso sí, el incremento del número de afiliados es algo inferior al que han registrado Andalucía (+0,97) y España (+0,69%); y también es más moderado que los aumentos de la afiliación contabilizados en Granada en octubre de 2017 (+2.489), 2016 (+1.698) y 2015 (+1.677).

X