Login / Registro

Granada destruye 5.500 empleos en el primer trimestre el año, que solo recoge parte del efecto del COVID-19

28/04/2020. Los datos publicados por la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2020 no reflejan la situación real que atraviesa el mercado de trabajo de la provincia, gravemente afectado por los efectos del COVID-19. Ni la evolución del número de parados (79.300, 4.500 menos que al cierre de 2019), ni la tasa de paro (19,08%, la más baja desde el año 2008), corresponden a una economía en crisis como la que ha dejado la paralización de la actividad tras la declaración del estado de alarma.

La secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, apunta que resulta difícil valorar unos datos que no se corresponden con la realidad de seis semanas de confinamiento y de limitación de los movimientos de la población. “La EPA es una media trimestral, y el impacto del COVID-19 solo afectaría a la segunda mitad de marzo. Además, los afectados por los ERTEs se consideran ocupados a efectos estadísticos, así que se trata de unas cifras poco representativas”, apunta.

Con todo, hay un dato que, según el propio Instituto Nacional de Estadística (INE), sí puede relacionarse directamente con la irrupción del COVID-19: el descenso de la población activa. En Granada, la caída del paro no se ha producido por un aumento del empleo, sino por un descenso del 2,35% de la población activa. “La estadística refleja que en el primer trimestre del año se han destruido 5.500 puestos de trabajo, pasando de 342.000 a 336.500 ocupados. Es decir, que ha caído el paro, pero también el empleo. Y eso solo lo explica el descenso de la población activa y el aumento del número de inactivos”, indica Vera.

Al cierre del primer trimestre de 2020 Granada contaba con 415.800 personas en edad y disposición de trabajar, 10.000 menos que en el último trimestre de 2019. Esta caída, que en términos porcentuales supera a la experimentada en el territorio nacional (-0,7%), sí puede estar relacionada con los efectos económicos del COVID-19, ya que, tal y como indica el INE, “es probable que muchos trabajadores que hayan perdido su empleo se hayan clasificado como inactivos debido a que no han podido cumplir con las condiciones de búsqueda de trabajo que la definición de paro de la EPA determina para que sean considerados parados”. El número de inactivos en Granada, que se sitúa en 352.400, ha crecido un 3,37% (11.500 personas más).

“Esta última EPA, a pesar del descenso del paro, no es positiva para Granada. Y mucho nos tememos que los datos del próximo trimestre, así como la cifra de paro registrado, serán bastante peores. Por eso es necesario que se sigan tomando medidas extraordinarias que lleguen a la economía real y que sienten las bases de la reconstrucción económica una vez superemos la emergencia sanitaria”, indica la secretaria general de la CGE.

La tasa de paro de la provincia se sitúa en un 19,68%, el mejor dato de los últimos once años, según la Encuesta de Población Activa

28/01/2020. La tasa de paro en la provincia de Granada se reduce hasta un 19,68% en el cuarto trimestre de 2019, lo que supone una mejora de 3,81 puntos porcentuales respecto al trimestre anterior y de 2,76 en su comparativa anual. Resulta destacable que hay que remontarse hasta el segundo trimestre de 2008 (con una tasa del 18,45%) para encontrar una cifra más baja en la Encuesta de Población Activa, publicada por el INE.

“Se percibe una mejora del empleo en la provincia, gracias al aumento de contratación en el sector Comercio y Servicios, durante el periodo de Navidad, y en el sector agrícola, debido a las campañas del olivar y los cítricos, como ya se puso de manifiesto en los últimos datos del SEPE”, sostiene la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios, María Vera. “Pero la caída de la tasa de paro al cierre de 2019 ha resultado considerable, al ser la más baja de los últimos once años”, añade la representante de la patronal.

De este modo, Granada cierra 2019 con 83.800 parados, 17.200 menos que el trimestre anterior, y suma un total de 342.000 empleados del cuarto trimestre, lo que supone la incorporación de 13.100 nuevos trabajadores. Por sector de actividad, Servicios, con el 66,4% de los activos, ocupa el grueso de la actividad, seguido de Agricultura, con un 11,3%; Industria, con un 7%; y Construcción, con un 6,9%. Por su parte, el grupo de parados que buscan su primer empleo se sitúa en el 8,4%.

No obstante, Vera expone que también la población activa ha caído en los últimos tres meses del pasado año (de 429.900 a 425.800 personas), lo que provoca que la tasa de paro se rebaje. Asimismo, insiste en que “estas buenas cifras son producto de una coyuntura económica concreta propiciada por la estacionalidad”, por lo que recuerda que los actores empresariales, sociales y gubernamentales deben seguir trabajando para mantener este ritmo de crecimiento del empleo durante todo el año.

Además, en la comparativa nacional, la secretaria general lamenta que “nos separan casi 6 puntos porcentuales de la tasa de paro media en España y solo hay siete provincias que superen el porcentaje de desempleo de Granada”. “Mientras que en España, de cada 100 profesionales en activo, casi 14 están desempleados, en Granada podemos encontrar cerca de 20 parados”, explica Vera. A nivel andaluz, la provincia granadina ocupa un discreto tercer puesto, tras el 17,75% de tasa de paro de Málaga y del 18,53% de Almería, aunque se sitúa por debajo de la media autonómica, registrada en 20,80%.

Granada cierra el segundo trimestre con 12.800 parados más y la quinta tasa de paro más alta de España

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) son “un mazazo” para la provincia de Granada. El mercado laboral ha superado de nuevo la barrera de los 100.000 parados, alcanzando los 104.800 desempleados en un trimestre, el segundo, que suele ser bueno para el sector turístico por la coincidencia de la Semana Santa y el comienzo de la temporada alta en la capital. “Después de un primer trimestre esperanzador, nos encontramos con una elevada subida del desempleo, del 13,9% (12.800 parados más); con una caída del número de ocupados (-0,21%); y con una tasa de paro que alcanza de nuevo el 24%”, ha explicado el secretario general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), Luis Aribayos.

Según la serie histórica del Instituto Nacional de Estadística (INE), el segundo trimestre de 2019 ha registrado la subida del paro más alta desde el año 2012. Durante los últimos siete ejercicios, el comportamiento del segundo trimestre respecto al primero ha sido bastante irregular (en 2014 y 2016 el paro subió, mientras que el resto de años el balance ha sido negativo), pero desde 2012 no se había contabilizado un incremento tan alarmante como el de este año. Es más, Granada es la cuarta provincia española donde más ha subido el paro en el segundo trimestre, solo por detrás de Soria (31,03%), Cuenca (19,42%) y Jaén (13,91%).

“La provincia de Granada, según los datos de la EPA en este segundo trimestre, ha tenido un importante aumento de la población activa. La provincia cuenta ahora con 436.500 personas en disposición y edad de trabajar, 12.000 más que en el primer trimestre. Todo ese incremento de la población activa se ha traducido en un incremento del paro” indica Aribayos.

De hecho, la ocupación también se ha reducido (331.800 trabajadores, 700 menos que el trimestre anterior) como consecuencia de la destrucción de empleo en un sector clave para Granada: la agricultura. El número de ocupados en el sector agrario se ha reducido un 26,6% (hasta los 28.100), una caída que no han podido compensar ni el sector servicios, que ha elevado la ocupación un 3,6% (249.800 trabajadores), ni la construcción, que ha impulsado el empleo un 8,06% (hasta los 26.800 ocupados).

Como suele ser habitual, la situación de Granada empeora si se compara con la del resto del territorio. España sigue en positivo y ha conseguido reducir la cifra de parados un 3,7%, mientras que en Andalucía el incremento del desempleo ha sido mucho menor que el de Granada, de un 0,7%. “La provincia ha registrado una tasa de paro del 24%, frente al 21,04% de Andalucía y el 14,02% de España. Esos diez puntos de diferencia con el conjunto del territorio nacional son devastadores”, ha asegurado el secretario general de la CGE, que ha lamentado que Granada vuelva a los primeros puestos del ranking nacional de provincias más afectadas por el desempleo. “Somos la quinta provincia española que soporta la mayor tasa de paro de España, la tercera si excluimos las ciudades autónomas de Melilla (26,21%) y Ceuta (24,61%). Solo Jaén (24,44%) y Cádiz (24,34%) nos superan”.

 

Granada registra el mejor arranque de año desde 2008 para el mercado de trabajo: el paro baja en 3.500 personas y se crean 2.300 empleos

25-04-2019. El mercado laboral granadino ha estrenado 2019 con buen pie. Según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), en el primer trimestre del año la provincia ha conseguido reducir en 3.500 personas (-3,7%) el número de parados respecto al cierre de 2018, que ya fue muy positivo, y ha creado 2.300 nuevos puestos de trabajo (+0,7%). Esta evolución -que contrasta con la que se ha experimentado a nivel nacional, donde el paro ha crecido un 1,51%-, ha permitido a la provincia registrar el mejor arranque de año desde 2008. En conjunto, Granada registra al cierre del primer trimestre 92.000 desempleados y 332.500 ocupados.

Los datos son aún mejores si se toma como referencia la evolución del último ejercicio. Desde el primer trimestre de 2018, el paro ha bajado en Granada un 16,3% (-17.900 personas), mientras que el número de ocupados ha crecido un 2,05% (6.600 personas). “La evolución del primer trimestre de 2019 ha sido muy positiva y nos da motivos para pensar que estamos en el buen camino”, ha indicado el secretario general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), Luis Aribayos, señalando que la tasa de paro, que se sitúa en el 21,67%, también arroja el registro más bajo desde el tercer trimestre de 2008. “Estamos consiguiendo mejorar y situarnos en niveles similares a los de Andalucía, donde la tasa de paro se ha situado en un 21,08%”, ha explicado Aribayos.

Sin embargo, hay un importante matiz que explica en buena medida la mejora de los datos de paro y ocupación: la evolución de la población activa. En el primer trimestre del año, el número total de activos (424.500) se ha reducido en 1.200 personas, un 0,28%. Esta cifra representa un 34% de la caída del desempleo, mientras que el aumento de la ocupación es responsable del 65,7% restante. Sin embargo, las cifras se invierten cuando se trata de la evolución anual. Los 17.900 parados menos que registra Granada respecto al primer trimestre de 2018 están estrechamente vinculados con la caída de 11.300 personas de la población activa, mientras que en este caso la ocupación solo ha sacado del paro a 6.600 personas. “Lo ideal sería que se redujera este desequilibrio y que el aumento del número de ocupados y la caída del desempleo evolucionaran de forma paralela. Esto indicaría a las claras que la recuperación es una recuperación real”.

Además, el secretario general de la CGE también ha señalado que, pese a la evidente tendencia positiva de los principales indicadores laborales, Granada sigue estando muy lejos de la tasa de paro media nacional, del 14,7%. Es más, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, la tasa de paro de la provincia sigue estando entre las más elevadas de todo el territorio nacional, solo por detrás de las de Cádiz (26,80%), Melilla (25,92%), Badajoz (24,03%), Las Palmas (23,04%), Huelva (22,96%), Ceuta (22,31%) y Sevilla (22,02%). “Pese al camino que hemos recorrido desde que comenzó la crisis, no conseguimos salir del furgón de cola”, ha manifestado Luis Aribayos, que ha lamentado que seis provincia andaluzas aparezcan en ranking de las mayores tasas de paro de toda España (Córdoba y Jaén suceden a Granada, con tasas de paro del 21,05 y el 20,35%).

Granada cierra el año con la tasa de paro más baja de la última década y la creación de 7.900 puestos de trabajo

Es el sexto año consecutivo en el que la provincia consigue elevar el número de ocupados, alcanzando los 330.200

 

29-01-2019. 2018 se ha confirmado como el año de la recuperación laboral para la provincia de Granada. Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados por el Instituto Nacional de Estadística constatan que el mercado laboral granadino registra ya indicadores muy similares a los del inicio de la crisis económica. La tasa de paro, el número total de desempleados y de ocupados y la población activa arrojan cifras similares a las que se contabilizaban en los años 2007 y 2008, lo que, sin duda, es “una muy buena noticia” para la provincia. Así lo ha asegurado el presidente de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), Gerardo Cuerva, que ha mostrado su satisfacción por unos datos que reflejan la mejora económica de la provincia.

Según la EPA del último trimestre de 2018, la provincia ha cerrado el año con 95.500 desempleados, 16.900 menos que hace justo doce meses. Esta importante reducción, del 15,03%, supone el mejor cierre de año desde 2007, cuando Granada apenas contaba con 56.600 desempleados. La tasa de paro, que alcanza ahora el 22,44% tras reducirse 3,5 puntos en el último año, también se sitúa al nivel de los primeros años de la crisis, ya que hay que retroceder hasta el tercer trimestre de 2008 para encontrar un porcentaje más bajo que el actual.

El presidente de la CGE destacó además que este “es el sexto año consecutivo en el que Granada consigue elevar la ocupación”. La provincia cuenta hoy con 7.900 trabajadores en activo más que hace un año, lo que supone un aumento del 2,4%. El total de ocupados granadinos, que alcanza los 330.200, constituye también la cifra más elevada desde el cierre de 2007 (por entonces la provincia registraba 352.300 trabajadores).

“Hemos conseguido que baje el desempleo y que se creen nuevos puestos de trabajo. Poco a poco estamos recuperando los niveles laborales que habíamos perdido con la irrupción de la crisis”, ha indicado el presidente de la CGE. Sin embargo, Gerardo Cuerva apunta que los datos de la EPA siguen arrojando “bastantes motivos de preocupación” para los empresarios granadinos.

“Nos habría gustado que el aumento del empleo registrara un ritmo similar al descenso del paro”, señala el presidente de la CGE, recordando que el desequilibrio que se ha dado en el último año (el paro ha caído un 15,03% mientras que la ocupación solo ha aumentado un 2,4%) se explica por la importante caída de la población activa. Granada contaba al cierre de 2018 con 425.700 granadinos en disposición y edad de trabajar, 9.000 menos que hace un año. “El descenso de la población activa, por tanto, ha tenido más peso que la creación de empleo en el descenso final del número de parados”, indica Gerardo Cuerva. Solo un 46,7% de los 16.900 parados menos que registraba Granada al cierre del año está vinculado con la creación directa de puestos de trabajo.

Otro motivo de preocupación constante para los empresarios granadinos es la brecha que sigue habiendo entre Granada y buena parte del territorio nacional, que queda claramente reflejada en la tasa de paro. La provincia cuenta con un 22,4% de población en situación de desempleo, un porcentaje que supera tanto la media andaluza (21,26%) como la media nacional (14,45%), con la que mantiene casi ocho puntos de diferencia. Pese a la paulatina reducción que se ha registrado en los últimos años (la tasa de paro alcanzó el 38,25% en el año 2013), Granada sigue arrojando una de las tasas más elevadas de toda España. De hecho, al cierre de 2018 solo Cádiz (27,35%), Badajoz (24,10%), las ciudades autónomas de Ceuta (24,02%) y Melilla (23,85%), Huelva (22,79%) y Córdoba (22,47%) registraban una tasa de paro más alta que la de Granada.

“Los granadinos no solo debemos aspirar a recuperar la situación de partida en la que nos encontrábamos antes de la crisis (al cierre de 2008 Granada era la segunda provincia con mayor tasa de paro), sino que tenemos que luchar por mejorarla y por recortar la distancia que todavía hoy nos separa de las provincias líderes de Andalucía y del conjunto del territorio nacional”, ha indicado el presidente de la CGE.

Granada cierra el tercer trimestre con 5.900 parados más y una tasa de desempleo diez puntos superior a la nacional

25/10/2018. El presidente de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), Gerardo Cuerva, ha mostrado hoy su decepción por los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), que vuelven a demostrar que la economía de la provincia no logra crecer al mismo ritmo que el resto de España. La estadística arroja luces y sombras sobre el mercado de trabajo de la provincia, ya que, debido al fuerte incremento de la población activa (11.400 personas), se ha incrementado tanto el número de parados como el de ocupados.

En el lado negativo se encuentran los datos del desempleo. Granada ha cerrado el tercer trimestre del año con 107.700 parados, 5.900 más que en el trimestre anterior (+5,8%). Este dato, negativo por sí mismo, empeora si se compara con la evolución que ha registrado el desempleo en Andalucía y España: en la comunidad andaluza, el paro se ha reducido un 1,3% (las listas del desempleo andaluz registran 12.100 personas menos, hasta las 898.200); mientras que en el conjunto nacional el número de parados es un 4,8% inferior al del trimestre anterior (la cifra total se ha reducido hasta los 3.326.000 desempleados).

Este nuevo incremento del desempleo en plena temporada estival –una situación que ya se produjo el año pasado- deja al mercado laboral granadino en una situación más débil que la del trimestre anterior. “La tasa de paro ha vuelto a crecer hasta el 24,53%, una cifra que se aleja de las que registran en España (14,55%) y Andalucía (22,85%). En Granada soportamos un porcentaje de desempleo casi diez puntos superior al nacional”, apunta el presidente de la CGE. De hecho, Granada es la sexta provincia española con la tasa de paro más alta después de Ceuta (30,79%), Huelva (25,98%), Almería (25,53%), Córdoba (25,40%) y Cádiz (24,72%). “Es muy frustrante comprobar que el ranking de los territorios con mayor tasa de paro está dominado por provincias andaluzas”, lamenta Gerardo Cuerva.

En términos interanuales, la evolución de Granada también es menos positiva que en el resto del territorio. En la provincia, hay ahora 11.100 parados menos que hace un año, lo que supone un descenso del desempleo del 9,3%. En Andalucía, esta caída ha sido del 10,6% (107.400 parados menos respecto al tercer trimestre de 2017); y en España la diferencia es del 10,9% (con 405.700 parados menos).

No obstante, y aquí está el lado positivo, las cifras de la EPA también evidencian que la situación del mercado de trabajo granadino está mejorando respecto a los peores años de la crisis. El número de desempleados que registra Granada es el más bajo para un tercer trimestre desde el año 2008 (por entonces la cifra total es de 86.600 personas); y la tasa de paro, del 24,53%, es también la más baja registrada para un tercer trimestre desde ese mismo año (en 2008 la tasa era del 20,5%).

Además, el tercer trimestre del año ha dejado en Granada un incremento de la ocupación, que alcanza también cifras récord para este periodo desde el año 2008. Al cierre del mes de septiembre había en la provincia 331.200 ocupados, 5.600 más que en el trimestre anterior (+1,7%). La ocupación, además, sí crece a un ritmo mayor que en Andalucía y en España (en la región apenas ha aumentado un 0,01% respecto al segundo trimestre del año, mientras que en España lo ha hecho un 0,95%).

El hecho de que crezcan tanto el paro como la ocupación no es contradictorio, ya que tiene su explicación en el aumento de la población activa. La temporada estival ha registrado un aumento de 11.400 activos en la provincia, lo que eleva el número de granadinos en disposición de trabajar a 438.800. Este crecimiento de la población activa se ha repartido entre ocupados y parados, lo que significa que Granada todavía no es capaz de crear oportunidades laborales para todas las nuevas incorporaciones que ha registrado el mercado de trabajo. “Tenemos que crear las condiciones ideales para que nuestras empresas crezcan y puedan dar cabida tanto a los nuevos demandantes de empleo como a los granadinos que se encuentran en las listas del paro”, insiste el presidente de la CGE, que asegura que Granada necesita inversiones estratégicas y proyectos de calado que permitan reforzar el tejido empresarial y, en consecuencia, el empleo.

El aumento de la población ocupada se ha producido en todos los sectores excepto en la agricultura, que ha perdido 5.800 trabajadores en activo en el tercer trimestre del año (el total de ocupados se ha reducido a 21.500). La ocupación sí ha mejorado en la construcción, con 1.500 trabajadores más (hasta los 22.900); en la industria, con 3.800 nuevos empleados (el total se eleva a 28.200); y en el sector servicios, que ha sumado 6.000 ocupados (hasta 258.500).

X