Login / Registro

La pandemia eleva un 28% la cifra de paro en Granada y destruye 8.528 empleos

05-01-2021. La crisis del coronavirus ha dejado en Granada los peores registros laborales de los últimos ocho años, rompiendo con la recuperación económica que la provincia inició en 2013 y que casi había logrado normalizar los niveles de paro y empleo previos a la recesión de 2008. Granada ha cerrado 2020 con 101.986 parados. En comparación con 2019, Granada tiene hoy 22.284 desempleados más, lo que supone un incremento interanual de un 27,96%.

“Las cifras del paro reflejan con crudeza la precaria situación de nuestra economía y nuestras empresas después de nueve meses conviviendo con el virus, los confinamientos y las restricciones de actividad”, explica la secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, que señala que ni siquiera los buenos datos de diciembre, marcados por las campañas agrarias y el periodo navideño, han conseguido salvar a Granada de un triste récord: “Cerramos el año con la cifra de paro más alta desde 2012 (por entonces el año se saldó con 108.185 parados), pero el incremento interanual es el más alto de toda la serie histórica. Estamos soportando unos niveles de desempleo que superan en casi un 28% los de 2019. Nunca antes nos habíamos enfrentando a un crecimiento del desempleo tan brusco e inesperado”, indica Vera.

La afiliación también rompe con ocho años de buenos datos interanuales. La Seguridad Social ha cerrado 2020 en Granada con una media de 334.640 afiliados, lo que supone la destrucción de 8.528 puestos de trabajo respecto a diciembre del año pasado (una caída de la afiliación del 2,48%). La provincia no registraba un descenso interanual tan elevado desde 2012.

La secretaria general de la CGE recuerda que los datos serían todavía peores de no ser por los ERTES, una herramienta útil que está ayudando a contener las cifras de paro. En la provincia había al cierre del año 3.672 expedientes activos, con 13.033 trabajadores afectados. “Las últimas restricciones mantienen al alza el número de empresas y trabajadores en ERTE, que se habían reducido significativamente hasta octubre”, apunta.

Los datos de Granada, que por sí solos ya son motivo de preocupación, empeoran al compararlos con los del resto del territorio. “Granada cierra el año con una situación más delicada que la de Andalucía y España. Los datos no son buenos en ningún caso, pero mientras Granada registra casi un 28% más de paro, en Andalucía el crecimiento es del 24,6% y en España, del 22,9%”, explica María Vera. La comparación es aún más clara en el caso de la afiliación: mientras que en Granada se ha destruido un 2,48% de empleo, Andalucía registra un 1,61% menos de afiliación y España, un 1,86% menos.

“Granada, que ha soportado un mayor nivel de restricciones que el resto de Andalucía y cuya economía depende en buena medida de los sectores más dañados por la crisis del coronavirus, necesita cuanto antes un plan extraordinario para salvar a la empresa”, ha asegurado María Vera, que ha instado a las administraciones a tomar ya decisiones eficaces que eviten la caída de miles de negocios. “La empresa necesita ayudas financieras y fiscales para salir adelante. Sin estas medidas, mucho nos tememos que 2021 estará marcado también por el cierre de empresas y la destrucción de empleo”.

Gerardo Cuerva: “Los fondos europeos son imprescindibles, pero mientras los esperamos corremos el riesgo de dejar morir a las empresas”

El presidente de la CGE pide a las administraciones que tomen las medidas necesarias para resolver los problemas inmediatos de la empresa

La Junta Directiva y el Gabinete para la Reconstrucción de la Confederación Granadina de Empresarios reconocen 2020 como un año clave para la unión empresarial

15-12-2020. El presidente de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), Gerardo Cuerva, ha pedido a las administraciones que atiendan a la “situación crítica de la empresa” y tomen decisiones para evitar la caída de miles de negocios que afrontan el nuevo año con un endeudamiento insostenible en tiempos de crisis.

“Los ERTES y los ICOS nos sirvieron para mantenernos en pie, pero ahora necesitamos ayudas financieras y fiscales. A lo largo de estos nueve meses las empresas se han endeudado para pagar impuestos, salarios, obligaciones fiscales y alquileres. La situación de falta de liquidez se está convirtiendo en falta de solvencia, lo que puede llevarnos a un peligroso escenario de ruptura de la cadena de pagos”, ha explicado Cuerva en la reunión conjunta de la Junta Directiva y el Gabinete para la Reconstrucción Económica de la CGE, en la que ha apuntado que “fiar todo a la llegada de los fondos europeos, que son imprescindibles, es arriesgado, porque mientras los esperamos corremos el riesgo de dejar morir a las empresas”. “Antes tenemos que hablar de lo que necesita la empresa española. Ahora mismo lo que nos preocupa a los empresarios es no llegar a 2021”, ha incidido.

Las necesidades inmediatas de la empresa pasan por asegurar su liquidez con ayudas directas y ‘vacaciones’ fiscales, claves para asegurar la competitividad; favorecer la reestructuración de plantillas; y poner en marcha planes de estímulo para el día después de la crisis. “Tenemos la vacuna a la vuelta de la esquina, pero no hay ni rastro de los planes ambiciosos para reactivar el comercio, el turismo o la industria”, ha lamentado el presidente de la Confederación Granadina de Empresarios.

Gerardo Cuerva también ha incidido en la necesidad de optimizar al máximo las ayudas que lleguen de la Unión Europea. “Necesitamos que esos fondos se ejecuten y que lleguen a la última milla. Para ser útiles tienen que llegar a las pymes y micropymes y hasta el último rincón de la geografía española”.

El presidente de la CGE ha trasladado a los miembros de la Junta Directiva y del Gabinete para la Reconstrucción el papel “fundamental” que tienen las organizaciones empresariales para salvar 2021. “Estamos en un momento crucial, las organizaciones empresariales somos más necesarias que nunca”, ha apuntado Cuerva, que ha animado a los presidentes de las asociaciones sectoriales y territoriales de la provincia a “no desfallecer” y seguir luchando “por mantener vivas el máximo número de empresas”.

Los miembros de la Junta Directiva y del Gabinete para la Reconstrucción Económica de la CGE han puesto de manifiesto que 2020 ha sido un año clave para la unión empresarial, en el que el trabajo coordinado en defensa de la empresa en todos los ámbitos (nacional, autonómico y provincial) ha evitado que el impacto de la pandemia en la economía fuera todavía mayor.  “Tenemos que dejar muy claro, y así lo estamos haciendo, que para crear trabajo hay que mantener la empresa”.

La crisis del COVID-19 se lleva por delante 37.700 empleos y convierte a Granada en la segunda provincia con mayor tasa de paro

28-07-2020. Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística son desastrosos para el mercado laboral granadino y muestran el enorme impacto que la crisis del COVID-19 ha tenido en la actividad económica de la provincia. En solo un trimestre, Granada ha sumado 21.600 desempleados, pasando de los 79.300 del primer trimestre del año a los 100.900 que recoge la última EPA. Este incremento del 27,2%, que supone la subida más alta del paro desde 2012, no es el único dato negativo que recoge la EPA del segundo trimestre del año: en este periodo la pandemia también se ha llevado por delante 37.700 puestos de trabajo.

En este caso, las cifras de ocupación son el mejor reflejo de la situación que atraviesa nuestro tejido productivo. La secretaria general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), María Vera, explica  que “Granada ha experimentado la mayor caída trimestral de la ocupación de toda la serie histórica”, que se remonta al año 2002. La provincia cuenta con 298.800 ocupados, un 11,20% menos que en el primer trimestre del año, cuando registraba 336.500. “Ni siquiera en la gran crisis de 2008 sufrimos una caída tan brusca de la ocupación en un solo trimestre. Esto sin duda demuestra lo difícil que está siendo recuperar la actividad tras la paralización decretada con el estado de alarma”, asegura.

Todos los sectores han experimentado un descenso del número de ocupados, desde la construcción y la industria (1.800 y 2.900 trabajadores menos, respectivamente) hasta la agricultura (-6.700) y, sobre todo, los servicios, que han perdido en tres meses 26.300 trabajadores. “El segundo trimestre del año suele ser bueno para el mercado de trabajo gracias al comportamiento del sector servicios, que aumenta la ocupación por el inicio de la temporada alta turística. Este año, sin apenas turismo y con el consumo bajo mínimos, los datos son muy diferentes”, indica la secretaria general de la CGE.

La EPA también demuestra que Granada es una de las provincias que ha resultado más perjudicadas por la crisis desatada por la pandemia. La tasa de paro vuelve a superar el 25,24%, seis puntos más que en el primer trimestre del año. Este espectacular incremento (que también es el más alto de la serie histórica), sitúa a Granada en una clara situación de desventaja respecto al resto del territorio. La tasa de paro de Granada no solo supera la media andaluza (21,32%) y la nacional (15,33%), sino que la convierte en la segunda provincia española más afectada por el desempleo, solo por detrás de Jaén, que registra una tasa de paro del 25,63%.

“Es esencial que actuemos cuanto antes, que tomemos medidas de calado que nos permitan salir de la crisis en las mejores condiciones posibles. Desde la Confederación Granadina de Empresarios estamos trabajando junto a todas las instituciones de la provincia para allanar el camino de la recuperación. En esa línea, hemos tomado la iniciativa de constituir un Gabinete para la Reconstrucción, que creemos que puede ser un instrumento muy útil para agilizar la reactivación económica”, ha explicado María Vera.

X